A Star Is Born (Nace Una Estrella)

DmcRx2jXgAEoQVv

¡Vaya que Bradley Cooper tenía una tarea difícil! Elegir hacer la cuarta versión de un clásico, donde al menos dos versiones son clásicas, como tu primera película como director es algo que requiere cierta clase de persona.

A Star Is Born cuenta la historia de Jackson Maine (Bradley Cooper), un cantante de country con varios años de trayectoria y una fuerte adicción al alcohol y las píldoras, Jackson ha perdido todo gusto por la música hasta que encuentra a Ally (Lady Gaga), una camarera que canta en un bar y poseedora de un talento innato para componer canciones. Ambos comparten su pasión por la música y por ellos a través de una industria que puede devorarte y escupirte cuando dejes de ser relevante.

Lo primero que se nota es el ojo cinematográfico que Cooper ha desarrollado, especialmente aprendiendo de su mentor Clint Eastwood y aunque en momentos se nota la escuela de Eastwood, puedo decir que el alumno ha superado al maestro. Cooper es realista con sus tomas y utiliza estas para contar más historia de la que está escrita en el guión con pequeños detalles como enfocarse en el rostro de Ally cada vez que Jackson la mira directamente y enfatizar que Jackson jamás ve a nadie más directamente (a excepción de su hermano pero eso se va perdiendo conforme avanza la historia) o como Ally mira fijamente siempre a Jackson, ya sea alegre o enojada, Cooper encontró que Gaga transmite un arcoiris de emociones dentro de esos grandes ojos. Bradley Cooper entra por la puerta grande y podría ser el próximo gran actor transformado en director de Hollywood.

Algo que las otras versiones de esta historia no lograron, al menos en mí, fue convencerme que el amor entre los personajes principales era real y aquí por momentos olvidaba que estaba viendo a dos actores con vidas muy diferentes interpretando a una pareja, este es el gancho de la película y se debe a que tanto la “Madre Monstruo” y Cooper descargaron su bolsa de quejas personales sobre la industria del espectáculo en general: Jackson busca que la música diga algo que conecte con el público emocionalmente, como cualquier actor que quiere que sus películas transmitan un mensaje más allá de generar ganancias; Gaga por su parte lanza una dura crítica a la música pop que solo busca crear un producto falso para vender sexo y esto se nota en sus comentarios y en esa espantosa canción que Ally canta en Saturday Night Live (la única mala de todo el soundtrack).

De una vez se los digo y lo firmo: Lady Gaga va a ganar cuanto premio haya por esta actuación, es algo tan sincero, tan fresco y tan humano que no culpo a algunos críticos y espectadores despistados que están diciendo que esta es su película biográfica, Gaga logra el mismo efecto que Prince tuviera con Purple Rain y Eminem con 8 Mile, hay tantos paralelismos entre la artista y el personaje que es fácil confundirse. Gaga deja cuerpo y alma en la pantalla en los momentos fuera del escenario y demuestra porque es una de las cantantes más importantes de esta década cada que Ally se sube a un escenario a cantar, hay una energía en su actuación que te hace temblar y no exagero cuando digo que alcanza niveles de Whitney Houston en “El Guardaespaldas” con esa última canción, no cabe la menor duda que será la canción que se coronará con el Oscar.

Cooper tampoco se queda atrás, aunque divide su atención como productor, escritor y director de la película, su actuación golpea tu corazón desde la primera escena donde la música, su voz y los gritos del público hacen vibrar las bocinas y los asientos del cine. Es un zombie sostenido por pastillas y alcohol que solo vive un poco más gracias al verdadero amor que siente por Ally y en ningún momento se vuelve el villano de la historia como ocurre en versiones anteriores, no hay celo profesional tampoco, Jackson AMA a Ally por quien es, se preocupa por ella y porque la industria no le haga perder su esencia, pero sus adicciones son un torbellino fuera de control y jamás lo sueltan. Bradley no da grandes monólogos, prefiere que las acciones hablen más fuerte y en otras ocasiones deja que la audiencia llene los espacios innecesarios, no necesitamos ver a Jackson sintiéndose mal por algo que dijo, eso lo sabemos, pero si necesitamos verlo luchar por el amor de Ally y son ese tipo de decisiones editoriales las que hacen de esta una historia mucho más humana.

El soundtrack es algo de otro mundo, admito que ninguna canción de las versiones anteriores me han gustado y no por su sonido antiguo, me encanta escuchar clásicos de todo tipo y toda década pero simplemente no hay nada en esas películas que llame mi atención, eso no ocurre aquí. Todo el maldito soundtrack es grandioso, cada canción cuenta un sentimiento de la película sin describirlo con “pelos y señales” y hay canciones que se te quedan grabadas de inmediato pero también contiene algunas de las mejores canciones de Lady Gaga en mucho tiempo, excluyendo por supuesto esa horrible canción diseñada para ser y sonar horrible.

A Star Is Born es la versión definitiva para esta generación y la que sigue, un clásico instantáneo que te llevará por un paseo emocional, una película inteligente creada por un director novato y protagonizada a la perfección por una cantante transformada en la mejor actriz del año.

10/10

I’m Out!!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s