No te preocupes cariño: Mejor si preocúpate baby

Sinopsis: Alice y Jack viven la vida perfecta en la exclusiva y misteriosa comunidad de Victory, pero algo no está del todo bien.

Opinión: Sabes que tu película tiene problemas cuando el drama detrás de cámaras resulta más interesante que lo que se proyecta en pantalla. Olivia Wilde dirige una de las películas más planas y sin chiste del año y uno comienza a entender porqué la protagonista estaba furiosa con ella.

Don’t Worry, Darling es la respuesta a «¿Qué pasaría si hiciéramos The Truman Show pero también The Stepford Wives y de pronto también hacemos The Matrix?» Con una trama que, aunque cansada, habría sido más interesante en manos de un director más profesional y no uno cuyas manos estuvieran sobre el actor de tu película.

No es algo exclusivo de Wilde, también es notorio cuando un director masculino se acuesta con su protagonista femenina, pero si los rumores son ciertos, y todo apunta a que lo son, el hecho de que esta película no conecte nunca con su audiencia y que sus personajes parezcan robots es toda la culpa de una directora con poca experiencia y concentrada en el «pretty boy toy» que se estaba comiendo entre tomas.

Florence Pugh y Chris Pine hacen lo que pueden con sus papeles, tratsndo de darles una motivación y trasfondo que, con Pine JAMÁS llega mientras que Pugh está a kilómetros de distancia actoral de su contraparte Harry Styles. Es doloroso ver al pobre «cantante que quiere ser actor» de moda no saber hacer nada cuando está actuando junto al huracán de profesionalismo que es Florence Pugh a tal grado que me hubiera encantado ver mejor a Shia LaBeouf en su lugar, como era la intensión, porque al menos Shia explora sus escenas y busca hacer algo diferente…y no puedo creer que acabo de elogiar a Shia, así de malo es Harry Styles.

Wilde pasa un buen tiempo mostrando lo apasionados que están estos personajes pero parece que más bien tiene un fetiche por ver a su sancho pretender tener sexo oral con otra mujer porque Wilde no aplica sutileza, se queda hoooooras en esas escenas que solo te dicen «…y tuvieron sexo» y nada más.

Hollywood es la industria del Super Ego pero Olivia Wilde se merece una medalla al ego por como dirige y actúa en un papel secundario ¡que tiene más diálogo que la protagonista! Mientras que Pugh es más emotiva y tiene escenas donde no habla o solo se queda viendo a la nada, el personaje de Wilde habla todo el tiempo que está en escena, incluso corta una confesión de Alice solo para regresar al momento en el que su personaje habla.

Don’t Worry Darling trata de ser esa cinta que emula a las de ciencia ficción de los 70’s donde una simple realización es toda la trama de la cinta muy al estilo «Soylent Green is People!» Pero es tan absurda y plana e irrelevante que lo único que nos quedará serán los chismes detrás de cámaras.

5/10

I’m Out!!!!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s