Pinocho: La muerte de otro clásico de Disney

Sinopsis: El clásico cuento animado de Walt Disney recibe su innecesaria versión live action sobre la marioneta que busca ser un niño real.

Opinión: Año tras año, Disney presenta esta rama de películas que lo único que hacen es arruinar el legado de una compañía y mostrarnos que la calidad y el valor de las cintas animadas y las memorias que representan para generaciones, no son nada más que dinero que se puede explotar.

Pinocho es un largo y doloroso show de lo que ya se está volviendo parte de la narrativa de esta compañía, una serie de guiones vacíos y pésimos efectos visuales que te hacen dudar el éxito de todos los proyectos que la Casa del Ratón presume en redes sociales ante sus miles de fieles seguidores porque si ganan tanto dinero ¿a donde se va y porque no se ve en sus productos?

La historia es exactamente lo que hemos visto en el infinitamente superior trabajo del difunto creador de esta compañía, laureada como su mejor película animada pero aquí bastardizada de todo mensaje y presentando personajes irrelevantes para mostrar que la compañía tiene un gramo de interés en «representación», pero esta falsa representación se siente más como un insulto, y no hablemos de los personajes hablando como estereotipos italianos que suenan más como Borat y de pronto hablan en el inglés más cortado de la historia o en el más británico jamás escuchado en un pueblito italiano.

Pero el mayor error de este basurero en llamas hecho película es como no entiende el mensaje de la original, porque una vez que Walt Disney tomó el cuento clásico y lo transformó, dio mayor definición a la moraleja pero aquí, Disney y Robert Zemeckis (que pena que sea el mismo de Volver al Futuro) pierden todo el mensaje por querer sanitizar la narrativa para los padres modernos de cristal. No ponen al personaje a beber ni fumar, pero no entienden que es necesario verlo haciendo estas cosas malas para que los niños sepan que beber alcohol es malo y fumar es malo ¡al diablo con tu personaje de color y pierna rota! Los niños necesitan escenas duras que les metan el mensaje de lo que NO DEBEN HACER.

Y eso solo es el principio, ahora resulta que, en varios momentos, Pinocho usa las mentiras ¡Como super poderes! ¡qué bonita lección para los niños el decirles por un lado que mentir es malo PERO que a veces mentir es un super poder para sacarte de problemas!

Las actuaciones de quienes prestan sus voces a los personajes pésimamente animados son una desgracia pero al final de cuentas son Luke Evans y Joseph Gordon Levitt, dos cuyas carreras fueron llamaradas de petate. Lo aterrador es ver a Cynthia Erivo actuar más como si estuviera hecha de madera que el propio Pinocho (me aterra lo que será la adaptación de Wicked) y la desgracia que es ver a Tom Hanks simplemente cobrando otro cheque de Disney.

Hanks en Elvis es relativamente bueno pues la figura era la representación del mal a pesar de la exagerada voz y la ridícula obsesión navideña, pero en Pinocho, Hanks demuestra estar cansado, trabajando en piloto automático, lo cual es decepcionante de un actor que hasta hace un par de años (con News of the world) seguía dando grandes interpretaciones. Parece que ni por su orgullo le importó esforzarse tantito en esta cinta.

Si tienen algo más trivial que hacer con su tiempo, les recomiendo que hagan eso pues valdrá mas la pena que perder dos horas con este insulto visual que debería ser quemado en la hoguera.

5/10

I’m Out!!!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s