Trainwreck Woodstock 99: Tres días de Música, pánico y caos

el

Sinopsis: Un documental que narra la desorganización y el caos que ocurrió en el festival que trató de revivir el sentimiento de Woodstock.

Recuerdo perfectamente ese fin de semana, por suerte no estuve ahí pero millones vimos el que prometía ser otro gran momento para la música, las bandas de mi generación y las que en ese momento estaban en lo más alto de su carrera juntas para recrear un festival clásico 30 años después. Todo pintaba para ser algo memorable pero poco a poco, los tres días de música, amor y paz se tornaron en el peor ejemplo de la juventud de aquella década.

O así lo hizo ver la prensa hasta que salió a la luz que la brutalidad de los jóvenes que asistieron fue en respuesta al trato que recibieron por parte de los organizadores.

Este documental es impactante desde el principio pues te muestra como los valores cambian cuando uno crece. Es difícil creer que el responsable del primer Woodstock fuera el mismo detrás de Woodstock 99 pero parecen dos personas completamente distintas con la avaricia corporativa del segundo festival siendo el principal motivo, tratos mal hechos con artistas, el peor plan de seguridad en la historia y mil cosas más.

Por si no lo saben o están muy jóvenes para haberlo vivido, Woodstock 99 comenzó, frente a las cámaras al menos, con uno de los mejores días que la música haya visto, desde James Brown hasta el más espectacular concierto en la historia de Korn. Claro que hubo lo clásico de cualquier festival, drogas, sexo, acoso verbal hacia las mujeres, malos precios a productos como botellas de agua pero poco a poco evolucionó a mostrar la clase de sociedad que somos cuando no hay control. Los relatos sobre lo ocurrido en las noches de ese festival es material para pesadillas y ver como todos los responsables se «avientan la bolita» de culpa, da asco.

Pero mientras que no se puede justificar el comportamiento de los asistentes, mucha de la culpa cae en que los organizadores agarraron a cualquier adolescente o tipo que encontraban en la calle para fungir como miembros de la seguridad y controlar a 200,000 personas, no hubo un buen servicio sanitario, ni comida que no costara un ojo de la cara. Todo esto hizo que para el segundo día la gente comenzara a demandar y pelear contra los responsables, aventando la basura que se acumulaba al escenario o queriendo tirar la torre de sonido.

Para el tercer día ya había varios rumores de violaciones, alguien había robado un camión y lo manejó a la zona de rave, las piezas de arte habían sido destruídas, ya no había comida y mientras menos se hable de lo que pasó en la zona de baños, mejor.

Lo que había sido un festival terminó en destrucción, incendios, golpes, policías y más pues la gente estaba bastante enojada y este documental muestra exactamente porque y como la gente detrás trató de hacerlo parecer menos o culpar a la juventud alocada.

Recuerdo haber regresado a mi casa para ver a los Red Hot Chili Peppers y después ver los incendios y a Kurt Loder, reportero de MTV literal decir «nos vamos a ir porque esto ya se descontroló» pero las cámaras no cortaron y el mundo pudo ver todo en su momento.

Trainwreck Woodstock99 es un tremendo documental sobre dos males que chocaron y nadie hizo nada para pararlos, también como el espíritu de los 60s murió mucho tiempo atrás y no puedes pretender repetir algo 30 años después y esperar el mismo resultado.

10/10

I’m Out!!!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s