Una película de Goofy (A Goofy Movie): El clásico de Disney que merece más amor

Mientras que Mickey Mouse es la mascota estrella de la compañía y el pato Donald es amado por millones en todo el mundo, Goofy había quedado relegado por años a ser vil patiño de ambos o ser el ejemplo tonto de los humanos tratando de pescar, cocinar o ir a la playa.

Eso cambió en los 80s cuando el Disney Channel lanzó La Tropa Goofy, una de sus más populares caricaturas de la tarde en donde el supuesto perro antropomórfico se convertiría en padre soltero de Max, su copia al carbón tratando de tener aventuras juveniles con un padre atorado en el pasado.

La serie, junto a PatoAventuras y Chip y Dale Rescatadores demostraron que los personajes secundarios de Disney podían traer nuevos fans y durante la reestructuración de las películas animadas comenzó a hablarse de hacer películas basadas en estas series.

Lamentablemente la película de las Pato Aventuras fue un fracaso taquillero y ocasionó que la película de Goofy, que iba a ser estrenada entre La Bella y la Bestia y Aladdin, fuera retirada del canon oficial del estudio.

Pero aunque la calidad en la animación ciertamente difiere con aquellos clásicos, A Goofy Movie es una de las mejores historias que Disney ha contado en su historia y se ha ganado incuestionablemente el amor de los fans.

Max Goof es ahora un adolescente en busca de su primer amor y ser popular en la escuela, pero una fallida presentación en la asamblea escolar del último día de clases hace que su padre crea que Max es un rebelde sin causa que necesita estructura. Cuando Max por fin tiene oportunidad de salir con Roxanne, la chica de sus sueños, su padre lo obliga a ir de campamento con él forzándolo a crear una mentira sobre asistir al concierto de la super estrella del momento.

Esta es la típica historia de “padre e hijo que no se entienden” antes de que las películas animadas comenzaran a hacerlo, si crees que Marlin y Nemo o Hipo y Estoico hicieron esto primero, te recomiendo que veas esta película que perfectamente adaptó un problema generacional común al estilo alocado de Goofy.

Aunque la cinta si está plantada en los 90s, los animadores trataron de hacerla lo más atemporal posible para que tu ahorita en 2021 puedas relacionarte con un problema que tu papá tenía con tu abuelo y tu abuelo tenía con su padre.

No todo es risas, Max es cruel con su padre argumentando que “le arruinó la vida” pero ahora que soy mayor también puedo ver que Goofy está haciendo todo mal al querer hacer que las cosas que funcionaron entre él y su padre, sirvan igual para él y Max. Y la escena en la que Goofy descubre…algo, dolió en aquel entonces y aun duele ahora.

Otra de las maravillas de esta película son sus canciones, el “plato fuerte” de Disney en los 90s también está presente aquí con temas clásicos de Disney como “En el camino abierto (on the open road)” pero acierta más en representar la música pop juvenil de la época con los tres temas cantados por Powerline, la estrella pop que todos los adolescente de la película adoran y que es una combinación de Michael Jackson, MC Hammer y Prince ¡Ninguna canción de Disney tiene derecho a ser tan épica como estas tres canciones! Se te van a quedar en la mente por siempre.

Una película de Goofy es todo un clasico animado familiar que se ha ganado su mención honorífica entre las mejores películas de Disney y aunque su secuela dejó mucho que desear, esta historia sirve como lección para padres e hijos sobre como debemos tratar de encontrarnos a la mitad del camino de nuestras diferencias.

10/10

I’m Out!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s