RETRO: Casino Royale, un James Bond más (c) rudo

En unas cuantas horas será la premiere de la última película de Daniel Craig como James Bond, una película con más de año y medio de atraso y demasiadas complicaciones detrás de cámaras que solo pueden significar que será una de las mejores o una de las peores del tiempo de Craig.

Pero antes de poder disfrutarla quería hablar de la primera vez que vimos a Daniel entrar a la pantalla como el 007, también fue una época de complicaciones detrás de cámaras pues pocos ubicaban a Craig más allá de Layer Cake (aunque para ese entonces ya contaba con 10 años de carrera).

Craig se convirtió en Bond por una de esas cosas que pasan en Hollywood para bien, como cuando Dougray Scott abandonó la producción de X-men y dio paso a Hugh Jackman como Wolverine, Daniel Craig iba a ser Arturo en la versión menos fantasiosa del Rey Arturo dirigída por Antoine Fuqua (Día de Entrenamiento) pero el productor Jerry Bruckheimer le prohibió elegirlo pues quería a alguien más famoso y estaba seguro que Clive Owen sería el próximo Bond así que optó por él.

Lo que Bruckheimer no supo es que el haber contratado a Owen le evitó entrevistarse con Barbara Broccoli y Michael G. Wilson, quienes buscaban a alguien menos famoso para el nuevo agente secreto, así que descartaron a Owen y se fueron por Daniel Craig y ahora la carrera de Owen está en el lodo.

Casino Royale es una adaptación de la primera novela de Ian Flemming, la cual no había sido adaptada oficialmente en la franquicia y relata el origen de James Bond como un agente burdo y violento, esto fue lo que golpeó a muchos admiradores de la franquicia acostumbrados al galán detective.

La idea era quitarle a Bond todo lo que había arruinado al personaje en la última película, dejarlo solo como un espía sin carros especiales, relojes con láser o plumas explosivas y la verdad es que fue uno de los grandes aciertos de los productores.

El nuevo Bond era más rudo, capaz de competir cara a cara con la brutalidad física de Ethan Hunt y Jason Bourne, el peligro es más realista y el romance con Vesper Lynd es la columna vertebral de la trama a tal grado que ha permanecido presente a lo largo de 15 años.

Si Brosnan y Dench tuvieron buena química en los 90s, no es nada comparada con la dinámica madre/hijo renegado que tuvieron Craig y Dench. Sin eso, Skyfall no habría funcionado tan bien años más tarde.

Hablar de Verper Lynd es hablar de la mejor Chica Bond que vino a romper el esquema de la Chica Bond, no más un accesorio que Bond tuviera que rescatar y besar, son tan similares que es lo que le atrae a James y el giro es doloroso por lo mismo. Gran acierto contratar a Eva Green, una belleza francesa que supo manejar el papel a la perfección aun a su corta edad y poca experiencia en películas de este tipo.

El mayor reto fue hacer que una historia que tiene un juego de poker al centro, fuera interesante y muy tenso, pero eso es lo que hace a Casino Royale ir más allá de una simple película más de Bond y posicionarse como una de las grandes películas de espionaje del cine.

Casino Royale fue una apuesta que por todos motivos podría haber matado a James Bond para siempre, pero como todo buen martini, los componentes exactos la hicieron una joya en la corona del espía más famoso del mundo.

10/10

I’m Out!!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s