Space Jam: Un nuevo equipo que deja mucho que desear

el

Tras 25 años de la película original, los Looney Tunes regresan para tratar de conquistar a nuevos y antiguos fans con una película que tiene dos grandes ideas a medio cuajar.

A diferencia de la película original, la trama de esta secuela es un poco más argumentada: LeBron James tiene una gran diferencia de opiniones con su hijo sobre ser programador o basquetbolista hasta que una inteligencia artificial llamada Al G Rythm secuestra al heredero de “King James” y lo reta a un juego de Basketball.

A pesar de que la original tiene un lugar especial en mi memoria, la nostalgia no va a nublarme del hecho de que fue solamente un ardid publicitario con un basquetbolista que no sabía actuar ni para salvar su carrera.

Space Jam 2 es superior en ese aspecto aunque la barra esté no baja sino enterrada bajo tierra, LeBron James es mal actor pero es mucho mejor que Michael Jordan y por eso la historia es un poco más complicada. Y también, a diferencia de la original, el diseño de los clásicos personajes no fue modificado (una de las más grandes quejas allá por 1996).

El problema con esta secuela radica en que son dos grandes ideas que chocan y se destruyen casi de inmediato por culpa -seguramente- de un grupo de ejecutivos del estudio que para sorpresa de nadie, no saben contar una historia.

El conflicto entre LeBron y su hijo por si sola es una tremenda historia que justifica la aparición de los Looney Tunes y la visita a diferentes “mundos” de las propiedades de Warner. Hemos visto este conflicto en un sinfin de películas infantiles desde Jumanji, Hook , etc. Es barato y gastado pero sabemos que funciona.

El problema es que la segunda trama también tiene un potencisl enorme y para impulsar a los Looney Tunes habría sido la mejor porque vemos a un Bugs Bunny aferrado a la gloria del pasado y solo en la tierra de los Tunes después de que sus amigos salieran a explorar el universo Warner.

Aquí tenemos el dilema del objeto inamovible vs la fuerza destructiva y el resultado es puro caos mercadológico con una secuencia de reclutamiento de los Tunes por mundos como Mad Max, The Matrix y DC que quedan en viles memes que no aportan nada más un “aah que chistoso” minúsculo.

También el meter el juego de Basketball a la fuerza no es tan impactante o divertido como esperábamos, ahí si a pesar de las décadas de diferencia en tecnología, el partido de la primera explotaba más la locura de Bugs y sus amigos.

¿Es divertida? A veces, pues tiene uno que otro chiste que si conecta pero incluso los más pequeños se aburrirán cuando tengan que esperar casi 35 minutos para ver a Bugs Bunny y aunque la nueva generación no tenga conocimiento de los personajes, esta película no hace mucho por hacerlos destacar mientras que los más grandes pasarán todo el tiempo tratando de identificar todos los detalles escondidos en la película, que resultan más nauseabundos que los de Ready Player One y Ralph el demoledor 2 combinados.

Space Jam: un nuevo equipo falla monumentalmente en posicionar a Bugs, Daffy y compañía en el interés de una nueva generación, tristemente tenía todo para ser memorable.

5/10

I’m Out!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s