The Prom: Un musical sin gracia

el

Hace un par de años, Broadway estreno The Prom, un musical que rápidamente se volvió un éxito. Netflix no tardo en ordenar una adaptación en manos de Ryan Murphy. The Prom sufre desde su origen y la realidad es que nadie ha entendido realmente de que trata este show y porque es un musical básico donde ninguna canción sobresale en un conjunto de escenas cada vez menos interesantes.

The Prom dice contar la historia de una niña lesbiana que tiene prohibido ir al su baile de graduación por la homofobia del pueblo, hasta que un grupo de actores de Broadway deciden a ayudarle. Pero en realidad es un análisis sobre como las figuras públicas muchas veces ocupan causas que afectan a gente “común” para sacar provecho y ganar popularidad, con la diferencia de que dichas estrellas aprenden que ellos igual llegaron a sufrir este tipo de cosas. Murphy entiende esto y hace un gran arreglo del primer acto donde cambia por completo el peso de la historia de una actriz ya en decadencia, al actor que realmente se identifica con lo que la joven está sufriendo, pequeños detalles como darle motivos a la villana, cortar el peor número de la obra, y darle un pasado a Barry, hacen de la primer hora algo mucho más entretenido, el problema viene cuando dejan el segundo acto completamente igual y el final se queda con ese desangelado número que a nadie le importa porque la historia está bastante corta y no da más.

The Prom como película no ofrece más de lo que puede, ya que el musical tiene muchos problemas por lo que se apoyaron en un elenco perfecto. Cuando vi la obra, no había otros nombres que me llegarán a la cabeza que aquellos seleccionados en la adaptación de Netflix. Nicole Kidman demuestra que el talento no requiere grandes personajes puesto que es ella quien más te atrapa en sus contadas escenas. Mientras que el pobre Andrew Rannells no ha tenido una buena carrera fuera del teatro y aquí da vida a un ser que podría ser eliminado y todo ocurrirá igual. Otro boleto es la siempre inigualable Meryl Streep que en cada número y escena domina, no hay nadie que pudiera entender más a este personaje que la misma ganadora del Oscar ya que es una versión exagerada y mala de su propia persona.  Acepto que pensé que este sería el show de Meryl pero resultó ser una versión más del show de James Corden, este hombre nació para este personaje haciéndolo el que salva esta pobre cinta.

The Prom es muchas cosas, pero para nada es un musical que durará décadas en la memoria de todos, no hay nada que se quede impregnado en tu persona después de verlo y sinceramente será olvidado tan rápido como lo fue la obra.

7/10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s