Honey Boy (Un Niño Encantador): Shia LaBeouf logra redimirse al dejarnos entrar en su vida

honey_boy

No puedo cree lo que voy ha decir pero esta es una de las grandes sorpresas de este año y una de las películas más personales que tendremos durante este 2020, todos conocemos la carrera de Shia LaBeouf y como poco a poco este joven actor pasó de ser una promesa a uno de aquellos que la gente solo toma para burlarse de el, las caídas tan bajas que tuvo en su vida personal lo llevaron a volverse un chiste como persona pero también un ser humano sumamente violento con un problema de alcoholismo muy grande. A forma de terapia LaBeouf escribió este guion donde describe la muy complicada relación que vivió con su padre durante su infancia y el proceso que tuvo para poder salir delante de sus problemas de adicción. Esta es una cinta que te toca el alma, que se siente como un desahogo tan interno que inclusive es un poco incómodo ver algo tan personal expuesto para tu ojos.

Alma Har’el dirige esta película de una manera muy inusual brincando en el tiempo constantemente pero dejando en claro que esto es un viaje al pasado donde la idea es confrontar aquellas cosas que nos han dejado una marca que no queremos aceptar. Alma logra un balance perfecto en la complicada relación padre-hijo que está cinta muestra; con una madre ausente constantemente, pero que finalmente hacen del pequeño lo que es hoy en día, esta mujer logra hacer ver todas las partes malas del padre pero también deja en claro el cariño que tiene el hijo por aquel que realmente está cuidando de él y dándole algo para vivir en el futuro. La paz que el personaje principal siente cuando por fin logra cerrar todas esas heridas abiertas hacen de esta una impresionante película.

Lucas Hedge se consagra como uno de los mejores actores juveniles de esta nueva generación que no se ha dejado absorber pro películas comerciales y que ha logrado siempre destacar; aquí su corta participación es sumamente profunda. Pero es Noah Jupe quién hace una de esas actuaciones que lo convertirán en el actor infantil del año, este pequeño da todo de sí como un niño que ha tenido que crecer en cuestión de meses que básicamente no tiene infancia pero que como todos tiene ese anhelo de cariño paternal que todos merecemos, cada diálogo que este joven lanza es una bala para aquel adulto que ha crecido con un solo recuerdo aquel llamado dolor.

Shia LaBeouf es otro boleto, jamás creí que este actor haría algo verdaderamente relevante, pero sobre todo actuará tan bien como lo hace aquí. LaBeouf se transforma en su padre de tal manera que podemos ver como le duele cada una de las escenas que entrega pero a pesar de ello el trabajo frente a las cámaras es impecable, nos muestra a un hombre lleno de conflictos que trata de mejorar pero cuyos problemas internos no lo dejan ser más que lo que ya es. Honey Boy es una sorpresa dentro de un fin de semana bastante pobre, una de las grandes películas de este año que nos hará entender a un ser complicado pero que nos permite voltear a ver que nadie es perfecto y todos merecemos la oportunidad de tratar de salir adelante, que en la vida todo está lleno de malas y buenas situaciones pero lo importante es hacer las paces con los demonios del pasado.

10-20

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s