Locke & Key (Temporada 1): terror para niños y adolescentes

Después de varios tropiezos y falsos inicios, por fin se estrena la primera temporada de Locke & Key, basada en el popular cómic de Joe Hill (hijo de Stephen King) que sigue la vida de tres protagonistas que se ven forzados a habitar la antigua casa donde creció su papá después de que este fuera asesinado. Dentro encontrarán unas misteriosas llaves y secretos que cambiará su vida.

Netflix ha traído esta adaptación que cambia ciertos aspectos, no todos demasiado relevantes, pero que jamás sabe si es una versión más enfocada al aspecto fantástico desde los ojos de un niño o un drama juvenil con tintes de terror y a lo largo eso resulta bastante molesto.

Las actuaciones son buenas pero de pronto se enfocan demasiado en personajes cuya historia se siente estirada más allá de su capacidad, como la de la mamá quien busca respuestas sobre el pasado de su esposo, a veces es simplemente un pedazo de la historia de los hijos (como cuando nos enteramos que los adultos no recuerdan nada mágico) y en otros es aquello que rellena un capítulo (como su amistad con el profesor y romance con el detective), sacrificaron la historia del tío Duncan, que en el cómic es quien fue testigo del gran misterio que los hermanos van descubriendo poco a poco pero en la serie no es más que un tipo que de vez en cuando aparece en la casa pero jamás aporta algo de valor.

Lo mismo llega a suceder con Dodge, la villana de esta historia que comienza siendo una verdadera amenaza para los protagonistas pero una vez que consigue la Llave a Cualquier Lado, desaparece y reaparece perdiendo toda maldad en la historia ¿Qué clase de villano tiene una llave que le permite acceder al santuario de sus enemigos pero se tarda meses en atacarlos? Se nota que esto funcionaba mejor en papel que en video.

La serie es entretenida y si proporciona ciertos sustos y momentos de tensión para su público, a momentos similares a las novelas más débiles del Señor King, pero definitivamente le falla ese “punch” que la haría fantástica o memorable.