Dolittle: La caída de Robert Downey Jr.

Quién niegue que RDJ fue perfecto como Tony Stark por 12 años, es un tonto. En poco tiempo el actor, que alguna vez fue la oveja negra de Hollywood haciendo ver a Charlie Sheen como un niño en comparación a la cantidad de alcohol y drogas que metía a su cuerpo y que no podía conseguir un buen papel, se transformó en el más deseado de Hollywood y casi de inmediato nos dio dos buenas películas de Sherlock Holmes.

Pero algo extraño sucedió, de pronto resultaba evidente que RDJ estaba haciendo pésimas películas que fracasaban en taquilla cuando no estaba cobijado por la calida manta de Marvel y de buenas a primeras dejó de buscar proyectos para encerrarse dentro de Marvel.

Ahora Tony Stark ha muerto y lamentablemente RDJ regresa al hoyo de pésimas películas que ponen en evidencia su limitado talento actoral.

Dolittle está basada en la novela escrita por Hugh Lofting hace un siglo sobre un doctor capaz de hablar con los animales. Dos adaptaciones han precedido a esta, una ganó un Oscar por Mejor Canción y la más moderna fue protagonizada por Eddie Murphy en los 90s disfrutando de tremendo éxito pero sufriendo de la furia de los críticos, a quienes no les gustó que la historia se situara en la época moderna.

En esta ocasión, Dolittle regresa a sus orígenes y la verdad es que había suficiente para hacer una gran película para toda la familia, excepto que los ejecutivos decidieron echar todo a la basura mientras que RDJ hace de nueva cuenta su versión de Robert Downey Jr pero con un horrible acento británico como lo hiciera en Sherlock Holmes y ahí se lo pasábamos porque la historia era muy buena, aquí solo hunde más algo que no merecía ni salir en algún servicio de streaming.

La película no tiene sentido y los animales con voces famosas son insoportables debido a que son unidimensionales y sirven poco propósito. Luego está la historia que hasta un niño podría haberla escrito mejor, que culmina con el Doctor Dolittle recibiendo el golpe directo de un pedo de dragón que dura mucho más de lo que incluso los más pequeños pudieran encontrarlo remotamente gracioso mientras que los adultos nos preguntamos ¿qué diablos sucedió con esta cinta?

Más que un tropiezo, es simplemente ver porque Downey Jr. Necesita a Marvel y les rogará que de alguna manera arruinen el gran momento de Avengers Endgame y lo revivan para que así pueda seguir fingiendo que tiene una carrera.

Dolittle es mala, pésima en realidad, algo que nadie merecía ver y entre más rápido la olvidemos, mejor.