The Irishman: ¡Esto sí es cine!

EKZ1YtIWwAE84FI

Si alguien me dijera que esta película sería la última que se hará sobre mi género favorito, quedaría bastante satisfecho y es que mientras los chicos “populares”, de una empresa que se dedica a hacer películas tipo comida rápida, se quejan de que una leyenda los bajó de su nube y les dijo la verdad sobre como sus películas no aportan nada al medio, Martin Scorsese guardó silencio y dejó que su trabajo hablara por él y el mensaje es fuerte y claro: The Irishman es una obra maestra que nadie más que Scorsese podría hacer.

Allá por principios de la década de los 90’s, Warren Beatty hizo una película llamada Dick Tracy y con miedo a que la cinta no fuera un éxito merecedor de una secuela, decidió meter a todos los villanos de este personaje en la misma película y el resultado fue algo impresionante. Aquí, Martin Scorsese hace algo similar atrayendo a cuanto actor de las películas de mafiosos existan, incluso logró limas asperezas con Robert DeNiro tras 25 años de no trabajar juntos, convenció a Joe Pesci y Harvey Keitel de salir de su retiro y logró trabajar con Al Pacino por primera vez, esto demuestra el cariño y respeto que alguien como Scorsese tiene en Hollywood.

“Marty”, como le llaman afectuosamente, siempre ha buscado mostrar el lado humano dentro de la mafia, nunca para justificarlo sino para aclarar que esta es gente haciendo un trabajo no tan diferente a grandes empresarios o políticos y que matar a alguien no es tan simple como disparar una pistola y alejarse de la escena del crimen. Aquí vemos la vida de Frank Sheeran, un conductor de camiones que vivió en la época de la creación del Sindicato de Transportistas, la era de Jimmy Hoffa y los Kennedy, un mundo de reglas y honor entre ladrones pero sobre todo somos testigos a este mundo de hombres tan enfocados en sus asuntos que no saben lo que están perdiendo en otras áreas.

De Niro hace su mejor papel desde Casino, mostrando a Frank como un hombre sencillo, capaz y sin tanta maldad en su interior que poco a poco va perdiendo todo esto por vender su alma a esta vida criminal hasta que queda vacío, sin remordimiento y con demasiadas dudas sobre sus acciones. Scorsese y De Niro nos muestran que Frank termina tan metido en este mundo que debe permanecer activo constantemente porque en el momento en que se detiene a pensar por dos segundos el peso de sus acciones le cae como rocas. Frank es verdugo pero a la vez mediador entre el grupo con reglas y tradiciones y el hombre que logró todo por su cuenta y nadie jamás le decía que no.

Pesci, o Joe Pesci ¡Es tan bueno tenerlo de vuelta!, en el rol más mesurado de su carrera (incluso más que aquel en With Honors) Pesci demuestra que clase de actor sigue siendo a pesar de más de una década de no usar dichos talentos. Russell Bufalino es un personaje que nos dice tanto con tan pocas acciones, un hombre peligroso pero venerable, incluso Hoffa le muestra total temor y admiración; Frank lo describe perfectamente “No puedes golpear, matar o estafar a nadie a menos de que Russ lo apruebe”, un completo general que sabe el valor de cada persona y por lo mismo es el mejor juez para este negocio. Aun cuando la edad lo hace ver cansado, Pesci no pierde el ritmo y en el momento que aparece en pantalla, toda la atención se centra en él.

Pero incluso con el regreso de estos dos grandes, hay un aire familiar en esta cinta, ambos son clásicos actores de la filmografía de Scorsese, incluso Harvey Keitel y sus siete escenas. Lo grandioso viene al ver como Scorsese dirige a Pacino y como Pacino actúa en una cinta de Scorsese.

Pacino no ha entregado tan buena actuación como esta desde Scarface y aunque es “el chico nuevo del grupo” embona perfectamente entregando una tremenda versión de Jimmy Hoffa, carismático, energúmeno y patán cual hombre de barrio que consigue demasiado poder y cree que eso lo vuelve intocable.

La película es larga pero jamás aburrida, repleta de información y detalles que te ayudan a comprender la clase de vida tan peligrosa que existe y lo que demanda de cualquier ser humano.

Ha habido cierta controversia alrededor del personaje de Peggy, interpretada en parte por Anna Paquin, por el hecho de que una actriz conocida como Paquin tiene dice tan solo seis palabras en toda la película pero como ella misma ha dicho “Martin Scorsese me invitó a hacer esta película y honestamente si me hubiera pedido ser una silla en la esquina por cinco segundos ¡Lo habría hecho! no desaprovechas una oportunidad así” y la verdad es que el personaje es de los más importantes, es la constante mirada de la inocencia juzgando en silencio la vida de Frank y las seis palabras tienen más peso que cualquier otro personaje en una película de menor calidad, llevan un peso, un golpe, una desdicha que desarma a este asesino por completo.

Martin Scorsese no tiene que rendir cuentas a nadie, no sale al mundo para que lo alaben, es un hombre con un tremendo amor por el cine que cada que se para tras la cámara demanda lo mejor de sus actores y de sí mismo para terminar creando una película que desafía cualquier expectativa y se convierte no solo en lo mejor del año sino de la década. Siempre tendrá Taxi Driver, Goodfellas, The Wolf Of Wall Street y demás, pero con The Irishman, Scorsese ha superado a Scorsese y esa barra ya estaba demasiado alta.

10-20

I’m Out!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s