Jugando Con Fuego (Playing With Fire): la obra maestra de la mediocridad

MV5BNTg4YjQyMDAtZWFiYi00OTMzLWJiYTgtMzRiNWMzMTAzMDQ0XkEyXkFqcGdeQXVyNjg2NjQwMDQ@._V1_SY1000_CR0,0,675,1000_AL_

¿Cómo debe un simple mortal darse a la tarea de hablar de una obra maestra como “Jugando con Fuego”? No sé escribir sonetos, solo soy alguien que escribe de cine, pero esto es mucho más que cine, es la razón por la que los seres humanos despiertan cada mañana, por la que respiramos aire.

Nos encontramos frente al comediante y maestro actor, John Cena, interpretando a un hombre encerrado en la responsabilidad de mantener un legado familiar y salvar vidas, un tormento que lo lleva a sacrificar otros aspectos de su vida. Acompañado por sus fieles amigos Mark, el Sancho Panza de este Quijote quien siempre está al pendiente de las necesidades emocionales de su líder, Rodrigo, fiel cocinero y alegre chef y Hacha, un verdadero vikingo con la furia del mismo Odín y el corazón de oro.

Pero cuando estos afables luchadores del bien se encuentran teniendo que cuidar a un trío de infantes, los vemos enfrentar esa cuestión que acongoja a todo hombre ¿Podemos amar algo que nos desvía de nuestro destino?

O, bien amado lector, esta obra maestra ataca nuestros sentidos con repetidas escenas donde el gran John Cena debe romper las telas que cubren su pecho y decirnos ¡Aquí está, gocen, amén! aun cuando no hay sentido alguno para que esto ocurra.

Pero si John Cena busca remover a The Rock del trono de la actuación, Kegan-Michael Key responde a la pregunta, si fui compañero de otro comediante que ahora es alabado como un gran director de terror ¿Debería actuar en una cinta donde mi personaje siente que debe ser una nueva clase de esclavo para su amo blanco? ¿Debería participar en una escena donde un bebé nos aviente su excremento? y la respuesta que su cerebro le dio fue “si y también quedar callado cuando la edición y continuidad te hagan aparecer y desaparecer de una escena en más de una ocasión. la gente está pagando por ver como te humillas por un cheque”

De igual forma tenemos al latino John Leguizamo, quien ha luchado por 30 años para hacer buenas películas y poner el alto a la comunidad latina, siendo nada más que un cliché de lo que los gringos creen que es un latino, esto incluye: Hablar spanglish, bailar reggaeton, hablar de tu abuelita, cocinar para los demás, cocinar con chile y tocar tus ojos al mismo tiempo, tener miedo a las alturas, tener miedo a conducir, ser muy macho y siempre aceptar que eres menos importante que tus amos blancos. Me da tanto gusto haber visto esto tras escuchar al mismo actor quejarse de lo mala que fue su participación en la película de Super Mario Bros y jurar que no lo volvería a hacer solo para volver a hacerlo aquí, es cuando sabes que alguien ya no tiene honor ni alma.

Esta película debería ser nombrada “Como no hacer una película: The Movie” ¿y mencioné el mega patrocinio de My Little Pony a este bodrio? Porque wow, nunca pensé que una forma de hacer ver a un grupo de machos tratando de aceptar su lado sensible sería verlos recitar la canción de My Little Pony una y otra vez.

Así que ya lo saben, si quieren morir por dentro y sentir que aun con un descuento de 2×1 ese fue el dinero peor gastado de su vida, si quieren saber que tan bajo puede alguien llegar por un cheque y ver la respuesta a ¿Porque varios directores de buen cine dicen que ciertas películas no deberían ser consideradas “cine”? ¡Entonces vayan a morir ahogados con sus propias palomitas a la hora que se atrevan a ver el ultra bodrio que es esta película!

0MU

I’m Out!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s