X-men: Dark Phoenix

el

Soy fan de esta saga, a pesar de las altas y bajas creo que me emociona más el anuncio de una nueva película de los X-men que cualquier otra franquicia de Marvel y se debe a que desde niño los mutantes y Batman eran los cómics que leía exclusivamente.

La Saga del Fenix si es una de las grandes historias clásicas de estos personajes principalmente porque tomaron a un personaje adorado por todos y la transformaron en una amenaza, pero la realidad es que desde entonces han habido historias iguales o superiores, aun así comprendo el cariño que los fans sienten y porque se molestan cuando la historia no se traduce igual en el cine.

X-men: Dark Phoenix tiene muchas cosas en su contra, la mayoría son ajenas a la historia como la compra-venta de Fox a Disney y el que esta sea la cuarta película del reboot. Todo esto pega y si a eso agregamos que Marvel ordenó cambios drásticos a la historia para no confundir a la audiencia con otra película del MCU (ejem…Captain Marvel…ejem) pues nos enfrentamos a algo nada espectacular.

Dark Phoenix comienza con la pequeña Jean Grey descubriendo sus poderes durante un viaje en el que sus padres aparentemente mueren, de ahí brincamos a 1992 donde los X-men son ahora verdaderos héroes trabajando en conjunto con el gobierno para rescatar a los astronautas de una fallida misión. Todo parece salir bien pero Jean absorbió una misteriosa energía que la está transformando desde el interior.

Lo mejor de esta película es la historia, tanto potencial dentro de ella con temas de desconfianza entre el grupo y su líder quien parece disfrutar demasiado los “apapachos” del gobierno. La forma en que Mistyque se comporta más como la líder en el campo de batalla me hace recordar una frase de la pésima Age of Ultron donde Stark dice que él solo es el dinero pero Rogers es el líder y así se nota aquí, Charles es el rostro público del grupo y las fricciónes con su hermana Raven son cada vez más notorias.

Por otro lado tenemos a Jean, interpretada muy bien por Sophie Turner, como alguien que primero se siente mejor que nunca desde el incidente pero poco a poco va perdiendo el control y esto choca con su tremendo potencial oculto dentro de ella por manipulación de Charles Xavier. A diferencia de The Last Stand, aquí vemos gradualmente a Jean perder control pero tratar de recuperarlo.

El resto de los mutantes no tienen mucho que hacer más que reaccionar a lo que está sucediendo, no lo hacen mal pero tampoco es algo que aporte demasiado, aunque me gustó ver a los mutantes de la escuela teniendo un momento de diversión (con aparición especial de Dazzler) y en otro momento ver los principios de Genosha como un santuario para mutantes.

El problema principal es Simon Kinberg, escritor veterano pero director primerizo que se nota no supo manejar una mega producción como esta. Hay momentos donde sus decisiones para el drama en ciertas escenas te deja perplejo pues las pasa a toda velocidad como si un chef se aburriera de peparar un buen estofado y a la mitad decidiera meterlo al microondas para terminar de calentarlo. También es bastante obvio que tiene cero interacción con sus actores, a nivel George Lucas, hay actores que son grandiosos y aun con malos directores logran hacer algo bueno como fue Anthony Hopkins dirigido por Brett Ratner en Red Dragon, pero otras veces los actores solo son actores y necesitan de un director que ensaye con ellos y les diga que es exactamente lo que tienen que mostrar en cada escena, ejemplo: Charles y Hank están teniendo una discusión después de algo muy fuerte, pero por más que sean James McAvoy y Nicholas Hoult en pantalla, la escena no tiene sentimiento alguno y parece que se están peleando porque alguien cambió el canal de la televisión.

Este problema también es notorio en la mancha más grande de la película: Jessica Chastain.

Hace un año salió un rumor de que el personaje de Chastain era la Reina Skrull quien estaba siguiendo a la Fuerza Fénix a la Tierra para usarla para destruir a los humanos y reconstruir el planeta para los Skrulls. Esto combinado con que los humanos vuelven a demostrar pánico hacia los mutantes y los atacan, hacían que Jean exclamara una variación de las tres palabras que cambiaron a los X-men para siempre: NO MORE HOMOSAPIENS.

Cuando leí eso en verdad me emocioné porque sería un cierre muy fuerte para la saga ¿Ganaron pero a que costo? Obviamente, hace un año sucedieron varios reshoots y ahora somos testigos de los cambios, varias páginas han reportado que la historia de esta película fue cambiada para no afectar una película del MCU y resulta que esa película era Captain Marvel pues ahora el personaje de Chastain es un alien de una raza inventada llama D’bari y su historia es COMPLETAMENTE IRRELEVANTE, fuera de ser una micro amenaza en la excelente batalla final, estos aliens salen sobrando porque no aportan nada a la historia y Chastain da la peor actuación de su carrera.

¿Es la peor película de los X-men? No, pero definitivamente no es la mejor y considerando que es la última con estos actores pues si decepciona un poco.

I’m Out!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s