Rocketman

Lo único que puedo aplaudirle a Bohemian Rhapsody es que la fama poco merecida que tuvo, logró que otras biopics sobre grandes músicos se hicieran más rápido pero Rocketman es infinitamente superior en todos los aspectos.

Es muy probable que muchos no sepan los detalles de la vida de Elton John, estoy seguro que muchos entrarán sin saber más de dos canciones, como fue el caso de mi acompañante, pero eso no debe detenerlos para disfrutar una de las más imaginativas y dolorosas historias de este año.

Reggie Dwight, nombre real de Elton, comienza esta historia tratando de poner un alto a su frenética autodestrucción y entra a un centro de rehabilitación portando un ostentoso disfraz del demonio más glamuroso que hayas visto y desde ahí comienza el musical que utiliza una envidiable colección de éxitos para contarnos los inicios, altos y bajos de un hombre que nos hacía sentir el amor en sus canciones a pesar de que detrás de la fama, eso era algo que nunca estaba a su alcance.

Si bien, Rocketman se toma varias libertades con la historia, esto es algo que Elton ha dicho en varias ocasiones “la película es más una fantasía biográfica pero es la única forma en que deberían contar mi historia”. Esto no quiere decir que omita detalles lúgubres ni nada, al contrario, al terminar de ver esta película lo primero que quería hacer era encontrar a Elton John y darle un abrazo porque muy pocos hombres tendrían la fortaleza de vivir todo lo que nos muestra la película y seguir vivo y bastante relevante musicalmente hablando.

De una vez pueden ir apostando que escucharán el nombre de Taron Egerton en el Camino al Oscar, hay actores que tienen esa película que los pone en el mapa y luego tienen otro proyecto que los catapulta al Olímpo de grandes actores y Rocketman es justamente eso para Egerton quien desaparece dentro del personaje y nos entrega a un ser sincero, roto y arrastrándose por la vida tratando de seguir adelante. Tambien hay que aplaudir la valentía de Egerton para quitarse tapujos e interpretar a un hombre gay tal y como dicta la norma, aun con la extravaganza de los atuendos (que merecen un Oscar inmediato), Elton John jamás aparece como alguien extra en la película, su persona en el escenario es todo lo que hemos visto por décadas pero resulta triste ver que Elton era un hombre amoroso a quien la vida fue rompiendo y Taron lo hace de una forma tan respetuosa y efectiva incluso en la escena que otros menos cultos tratan de usar para explotar morbo. Si hay una escena de sexo entre dos hombres, si, los vez quitarse la ropa pero no hay nada morboso ni gráfico en la escena, ¿Quieren escenas gráficas que en verdad los harán sentirse incómodos? Vean Blue is the Warmest Color o Irreversible, nada tan exagerado o molesto ocurre aquí, no caigan en el famoso “clickbait”.

Rocketman es una revelación, un canto a la esperanza a pesar de tanta adversidad, el perfecto homenaje a uno de los cantantes más importantes salidos de Inglaterra desde Los Beatles. Taron Egerton ha escalado al siguiente glorioso nivel de su carrera, simplemente una de las mejores películas de 2019 y de la década que se nos va.

I’m Out!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s