Piratas del Caribe: la importancia de Jack Sparrow para Disney

Si alguien menciona Piratas del Caribe en estos días, de inmediato se proyecta la alcohólica interpretación de Johnny Depp como Jack Sparrow y como parece que quíen fuese uno de los grandes actores de Hollywood, se quedó atrapado en el papel.

También en estos días de absoluto dominio, a muchos les cuesta trabajo recordar que durante la década pasada la compañía Walt Disney no era el monstruo que es hoy en día sino un estudio apoyado en su gloria pasada y cojeando para tratar de alcanzar a los otros estudios con sus exitosas franquicias.

Mientras Warner Bros. básicamente imprimía su propio dinero con Harry Potter y The Dark Knight, los otros estudios hacían lo propio con cuanta novela juvenil existiera así como explotar a superhéroes llamados Spider-man y X-men.

Claro, Disney tenía a Pixar, pero en aquel entonces era más en calidad de distribuidora y películas como Shrek y La Era de Hielo robaban la atención en taquilla con bastante facilidad. Cualquier fanático de la animación puede decirte que la primera década del nuevo milenio fue pésima para las caricaturas de Disney, donde nada lograba repetir el éxito de La Bella y la Bestia o el Rey León.

Pero no todo era malo, una desesperada alianza con Jerry Bruckheimer haría de una estúpida idea de adaptar una atracción de los parques, la salvación de la Casa del Ratón.

Piratas del Caribe fue para Disney lo que Iron Man para Marvel, un proyecto que los productores no querían apoyar, con un director que no tenía experiencia con grandes producciones y apoyada de un actor que más que cualquier otra cosa, era solamente un nombre para atraer a su extenso club de fans.

Lo que Disney no previó fue que La Maldición del Perla Negra reviviría el gusto por las películas de piratas entre el público, un subgénero que Hollywood dio por muerto en los 60’s y que sus estrellas juveniles -Keira Knightley quien venía con el título de la actriz más prometedora desde Natalie Portman y Orlando Bloom quien traía arrastrando la enorme fama de El Señor de los Anillos- se perderían entre la sombra gigante de Johnny Depp en el papel que cambiaría su vida.

Originalmente escrito como un pirata manipulador, fue la forma en que Depp se aproximó al personaje que lo modificó para siempre pues el rebeldoso actor decidió que los manerismos de Keith Richards, guitarrista de los Rolling Stones y esponja humana bañada en alcohol y tabaco, eran el mejor rumbo para dar vida al Capitán en busca de dinero fácil y venganza contra aquellos que lo traicionaron.

Pero además de hacerlo gracioso, Depp proyectó una tremenda profundidad para el personaje cuyas historias sobre su amada Perla Negra te contagian con ganas de navegar los siete mares.

La película fue un éxito mundial, Disney por fin tuvo un éxito que agradó al público y a la crítica quienes declararon que finalmente la productora se había unido al nuevo siglo. Lógicamente, ni tardos ni perezosos ordenaron más películas y el equipo de la primera comenzó a desarrollar un universo mucho más extenso para estos personajes.

Curiosamente, los veteranos guionistas Terry Elliot y Ted Rossio, basaron las siguientes películas en Star Wars, aunque nunca lograrás hacer que lo admitan, pero las pruebas están ahí con Sparrow teniendo mayor protagonismo igual que Han Solo; la revelación del padre de Will Turner; traición y persecuciones al igual que un final nada feliz para nuestros héroes tan solo en la primera secuela Dead Man’s Chest. En la tercera entrega estos “homenajes a la saga de George Lucas son más evidentes con un primer acto dedicado exclusivamente a rescatar al personaje rebelde, donde los otros protagonistas deben armar un plan para engañar a otro villano, Sao Feng en este caso, y de ahí la cinta se vuelve un plan para reunir rebeldes y destruir a los malos junto con su arma principal (el Holandés Errante).

Las secuelas fueron ambiciosas y mucho más largas que la original, lo que causó en varios el mismo efecto que ocurrió con las siguientes películas de The Matrix, la gente común no querían una trama tan “complicada” y aunque ambas hicieron mucho más dinero que la original (La segunda parte casi triplicó las ganancias de la primera) no falta quien diga que esas películas “perdieron el rumbo de la original”.

¿Hay demasiado Jack Sparrow y muy poco de Will Turner y Elizabeth Swan? Si, pero es porque Disney y Bruckheimer respondieron a la petición de la gente.

A pesar de que amo las tres primeras películas, mi mayor queja siempre será que la batalla final de At World’s End pudo haber sido más épica si todos los piratas hubieran participado y que la trama de Calypso fue de más, pero en general las encuentro bastante entretenidas incluso ahora a 12 años de su estreno.

Lamentablemente los tiempos cambian y la avaricia de Disney y Johnny Depp ha arrastrado a la franquicia hasta el fondo del océano con dos secuelas más que en verdad salen sobrando. La cuarta todavía mantiene un poco de la gracia de la original pero la trama no es más que una persecución sin gracia con personajes nuevos que no llegan ni a los talones de los anteriores y la quinta en verdad me hace cuestionar si el arte no está imitando a la vida real y es un desastre porque la vida de Johnny Depp ya es un desastre.

Ahora hay un nuevo Disney, uno que consume todo para no volver a quedar tan atrás, aunque algunos creemos que la caída está más cerca de lo que piensan. Pero esta ha sido una década de héroes y remakes, de éxitos asegurados por la asociación que el público hace con las marcas y no con la calidad. Se habla de revitalizar la franquicia completamente y tal vez funcione si se arriesgan, pero si continúan arrastrando a Depp solo por nostalgia, se van a topar con pared.

Lo que nosotros ni los ejecutivos de Disney deben olvidar es que están donde están ahora gracias a una película en la que nadie creía, un riesgo que los llevó solito en su espalda hasta la siguiente década y a la que le deben toda la vida.

I’m Out!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s