Camino al Oscar 2019: Un show balanceado fueron estos premios Oscar

el

¿Escucharon eso? No aparece Billy Crystal cantando su clásico “it’s a wonderful night for Oscar…”, tampoco hay un comediante o talk show host haciendo un repaso político del año. Por primera vez en 30 años lo primero que se escuchó en la transmisión de los premios de la Academia fue la música de Queen o por lo menos la banda que coverea a Queen con un Adam Lambert nervioso y un Brian May bañándose de nuevo en su elevado ego. La primera noche para muchas generaciones sin aguantar 10 minutos de un show cómico-político-musical ¡Y fue la medicina perfecta!

Después de esta noche espero que los arcáicos productores de esta ceremonia comprendan que lo mejor que pudieron hacer fue no tener un anfitrión, la entrega se pasó como agua, las apariciones de los famosos tuvieron todo el peso y nos dedicamos justo a lo que venimos sin mayor relleno innecesario. También sufrieron un terrible Via Crucis del que aprendieron que no era necesario un “Oscar Popular” ni reducir el tiempo de las canciones o insultar a los nominados y ganadores de categorías técnicas, el público quiere la ceremonia y ya les dijimos que había que quitar ¡Ahora háganlo de nuevo!

A pesar de un par de enojos (muy pequeños a comparación de otros años) siento que esta entrega fue bastante balanceada y eso se debe a que todo el “Camino al Oscar” fue bastante distribuido. En mis más de 20 años de seguir y analizar los Oscar es la primera vez que en verdad no supe el camino que tomaría esta ceremonia porque TODOS estaban ganando todo y así es como debe ser.

Nunca vamos a quitar la controversia de las películas nominadas y vaya que este año tuvimos una cinta cuyo director fue despedido tras alegatos de pedofilia mientras que otra sufrió cuando uno de los actores principales dijo una palabra racista al tratar de explicar como le dolió tener que usarla durante la filmación y por si eso no fuera suficiente, uno de los guionistas resultó ser votante de Donald Trump y publicó unos comentarios racistas años atrás, si a esto le sumamos que la cinta en si sufre de ser “formuláica” y un “conduciendo a la Señora Daisy” en reversa, uno se pregunta que es lo que podía ganar.

¿Black Panther? No, dejando a un lado el discurso Marvel vs DC, la realidad es que esta cinta estaba muy lejos de ser una de las mejores del año o una de las mejores de cómics pero definitivamente los premios que ganó estuvieron merecidos y hasta ahí, no tenía porque aspirar a más aunque estoy seguro que a Kevin Feige se le reventó una vena al ver que Avengers Infinity War no ganó en la única categoría en la que estuvo nominada, la culminación de diez años de marketing y fue para nada.

¿Vice? Espero que con ese desafortunado Oscar por maquillaje y peluquería, los votantes entiendan que ninguna película de Adam Mckay merece estar nominada a tanto, es la representación literal de un estorbo porque los votantes no tuvieron tiempo de ver mejores películas ni recibir regalos de ellas para nominarlas. El cine de Mckay existe, pero no debería.

¿Bohemian Rhapsody? Dos premios de sonido sobre una película que literalmente trataba exclusivamente del uso de sonidos y silencios para crear toda la trama, a veces veo cosas como estas y me pregunto si los votantes de esas categorías saben lo que es la Mezcla y Edición de sonido en el cine. Rami Malek ganando…ugh, miren…no me desagrada, al contrario he sido fan de él desde antes de Mr. Robot porque es un buen actor, pero eso no excusa que su Freddie Mercury es fallido y más enfocado en una absurda imitación manipulada por el mayor “bitch resentido” de la industria musical: Brian May. Si me lo preguntaran creo que este era el año de Ethan Hawke por First Reformed, Joaquin Phoenix por You Were Never Really Here o Bradley Cooper por A Star Is Born.

Hablando de ese drama musical, la maldición de esta historia continúa solo con una anunciada victoria de la canción Shallow cuya presentación durante la ceremonia fue perfecta, en verdad pocas veces he visto a la producción de los Oscar hacer algo tan llamativo y personal como lo que hicieron con Lady Gaga y Bradley Cooper cantando pero me habría gustado ver mayor reconocimiento al trabajo del equipo y de Cooper detrás de cámaras.

Blackkklansman ¡Dios Salve a Spike Lee! Sigo sin creer que hasta este año haya recibido sus primeras tres nominaciones y que esta noche haya ganado su primer Oscar. Ustedes se podrán emocionar con el abrazo fraternal entre Guillermo y Alfonso pero yo me quedo con toda la alegría y emoción que se desbordó cuando Spike subió al escenario y abrazó a su amigo Samuel L. Jackson, cuando ves a un hombre poco emotivo explotar de esa manera, es como ver a un pavorreal volar, te confunde pero es magnífico observarlo.

Hablando de sorpresas ¿Qué tal Olivia Colman ganando su tercer gran premio de la temporada? La gran actriz y comediante inglesa es una de esas carreras que tal vez si te la mencionan no la ubicas pero de pronto volverás a ver una película inglesa y ¡BAM! ahí estuvo todo este tiempo. The Favourite merecía más amor esta noche pero el nerviosismo de Olivia al escuchar su nombre y subir a recibir su Oscar fue uno de los puntos más altos de la noche.

Creo que aquí es donde comenzaré a perderlos, pero les pide sigan leyendo pues este año Cold War o Shoplifters merecían más el Oscar como Mejor Película Extranjera y les diré porque.

Difícil negar el amor que Hollywood tiene por los Tres Compadres, quienes básicamente han dominado la categoría de Mejor Director desde 2014 con la excepción de 2017 cuando el joven talento de Damien Chazelle ya era incuestionable, y puedo comprender a regaña-dientes que Alfonso merecía un segundo Oscar en esa categoría pero no voy a admitir ni perdonar que se insultara a maestros cinematógrafos al otorgarle el premio como Mejor Cinematografía a un director que literalmente dijo “quiero esto y ver esto, a ver muéstramelo” y al final no tenga los suficientes huevos para agradecer a quienes hicieron todo por él en Roma, pero si se preocupe por felicitar a sus hijos…dos veces y a las actrices…dos veces. Si van a ver Cold War por favor admiren el trabajo detrás de esa fotografía donde los blancos son totales y los negros verdaderamente consumen todo tipo de iluminación posible, grandes encuadres que dicen mil veces más que el gran guión. Roma merece que su director sea reconocido como director por ser un proyecto tan personal pero ni Cinematografía ni Película Extranjera eran de esta cinta (por favor vean Shoplifters y regresen aquí a decirme que Roma es superior, si es que se atreven a mentir a ese grado).

A pesar de todo esto, de cierta extraña manera estoy totalmente satisfecho con esta ceremonia, hace muchos años que no la disfrutaba y hoy, como programa, me gustó demasiado.

Un año más, un Camino Al Oscar recorrido satisfactoriamente. Hora de guardar la maleta de este viaje con todos los recuerdos dentro, ponernos los zapatos cómodos y esperar la llegada del Camino Al Oscar 2020.

I’m Out!!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s