Camino al Oscar 2019: ¿Será este el peor año para los Oscar?

87th Annual Academy Awards - Backstage And Audience

Ya he tocado este tema en otras semanas pero conforme se acerca la fecha me resulta difícil ver esta próxima ceremonia como algo que valdrá la pena ver por tres horas y es que es desalentadora la desfachatez con la que la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas está dejando ver la corrupción y política dentro de algo que premia el escapismo y arte.

Hace unas horas se confirmó que serán cuatro las categorías que se entregarán durante los comerciales de la ceremonia, Mejor Edición, Mejor Cinematografía, Mejor Maquillaje y Peluquería así como Mejor Cortometraje, básicamente dejando fuera cuatro categorías que premian lo más esencial del séptimo arte.

He seguido y analizado la entrega del Oscar desde 1995 con ilusión al principio, de que este era el premio máximo, aquel al que todo amante del cine debía aspirar y fue una gran parte de lo que me motivó a estudiar cine, hacer mis primeros cortometrajes, mis primeros guiones y escribir críticas y análisis de las diferentes películas que se estrenaban en el año. Cada año me emocionaba conocer a los nominados y ver el momento en que anunciaban a los ganadores, gracias a las categorías técnicas pude conocer otras películas no comerciales y a la gente responsable de crearlas a tal grado que me gusta quedarme a ver los créditos para dar un pequeño reconocimiento a las docenas de personas que hacen cada película.

Con el paso del tiempo me volví más cínico, descubrí como funciona la Academia y que tanto valor tiene un Oscar, la gigantesca maquinaria de marketing que hay detrás de cada película que desea ser nominada y cada actor que quiere ganar y entendí porque lo llaman “jugar el Juego”, pero a pesar de todo seguí siendo fan de la ceremonia por las categorías técnicas y los premios a cortometrajes y documentales porque esa gente no gana millones ni tiene representantes que saben como manipular a los votantes para beneficiarlos con una nominación o un premio. En las categorías técnicas como vestuario, maquillaje, cinematografía y edición se le entrega al jefe de esa área, al diseñador o al principal del equipo y nunca se le otorga reconocimiento a todas las personas que trabajaron por horas haciendo realidad esos diseños de vestidos, uniendo cada mechón de cabello a miles de pelucas y barbas, despertando a las 3 de la mañana para llegar al set y preparar todo para que llegue el artista y pasen de 2 a 8 horas maquillando a la perfección, tampoco hay algo para los editores que pasan días encerrados en un estudio repasando toma tras toma y cortando cada escena en formas que no se imaginan para que todo parezca filmado de corrido ante tus ojos. Cientos de personas que se alegran cuando por lo menos su jefe se para en ese escenario y les agradece por todo frente a millones de personas.

En el caso de los documentaristas y directores de cortometrajes, esos proyectos nominados fueron el producto de años de esfuerzo para encontrar un tema que les apasiona, armar algo coherente, entrevistar (en el caso de los documentales) conseguir permisos para filmar o para usar fragmentos de otros videos, conseguir el equipo adecuando para filmar audio y video, pasar días editando o animando (en caso de los cortos animados) y finalmente presentarlo en festivales y llamar la atención como para ir a más festivales y después de meses, despertar esa mañana de enero para gritar de alegría al ver el nombre de su proyecto entre los cinco nominados de una categoría que ahora la Academia condena a los comerciales argumentando que “no es llamativa para los ratings”

Una vez más “no eres cool” tanta unidad que promueve Hollywood ahora y la Academia sigue pareciendo tu secundaria donde eres el “raro” que hace cortometrajes o documentales aburridos, ese que no es el director pero que básicamente le da alma y sentido a lo que el director filmó “y pues gracias pero no te puedes sentar con nosotros” porque la ceremonia televisada es para directores, actores y productores, los músicos también pero solo porque entretienen y jalan más gente.

Este es el mensaje que la Academia mandó hoy a todos esos estudiantes que practican desde pequeños su discurso de agradecimiento frente al espejo del baño pretendiendo que la botella de shampoo es el codiciado Oscar, “ni le digas a tu familia o amigos que vean la ceremonia porque no solo tal vez no ganes, si ganas tampoco te van a ver en la TV” y digo, no es que solo se hagan cortos y documentales para ganar premios, ¿Pero por donde comienzan todos los que aspiran con contar historias? ¿No son los cortometrajes el primer paso de gente como Chris Nolan, David Fincher? ¿Qué sería de Star Wars sin Marcia Lucas o Richard Chew dando sentido a la historia espacial de George Lucas en el cuarto de edición? ¿o Quentin Tarantino sin Sally Menke? ¿Quiénes serían George A. Romero y Peter Jackson sin su equipo de maquillaje y peluquería?  ¿Que tan maravillosas serían Gravity, Birdman y Children of Men sin el ojo cinematográfico del Chivo?

No existe una persona inútil en ninguna película, desde el gaffer hasta el productor ejecutivo hacen posible que el público disfrute de todo tipo de películas y nadie está haciendo este trabajo para ganar un concurso de popularidad DENTRO del concurso de popularidad que son los premios de la Academia.

Estos no son los People’s Choice Awards, tampoco The Voice, son los Premios de la Academia y antes eso significaba algo muy importante dentro de la industria.

I’m Out!!!!!

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s