At Eternity’s Gate (Van Gogh En La Puerta de la Eternidad)

el

at_eternitys_gate

La vida de Vincent Van Gogh es una de las más interesantes, personalmente creo que el sufrimiento que vivió este artista fue el mismo que lo convertiría después en uno de los más famosos pintores de la historia, no precisamente por la calidad de sus trabajos si no por el conjunto de emociones que cada una de sus obras te trasmite. Van Gogh se expresaba a través de como sus ojos veían a la naturaleza y lograba un efecto que en su momento no fue apreciado. Siempre me apasiona cuando algún proyecto toca la vida de este hombre pues lo considero un genio hecho menos pero en estos últimos años nadie ha logrado trasmitir bien ni su vida, ni su arte puesto que estas películas se convierten en un dolor de cabeza por su constante lentitud pero sobre todo su falta de profundad en lo que realmente hizo al pintor tan grande.

Lo único rescatable de este nuevo intento es marcar las partes relevantes de la vida de Van Gogh, momentos que cualquiera que sepa usar internet se encontrara en el resumen de su vida de igual manera veo mucha extracción del libro “El Anhelo de Vivir” que habla desde la infancia hasta la muerte del pintor. Seguido de una buena actuación por parte de William DaFoe quien se apodera de Vincent y ocupa sus contados diálogos para explorar al personaje y darnos una probada de lo que fue tener que sufrir constantemente. Pero fuera de lo anterior la cinta no aporta nada nuevo y en cambio se transforma en un duro camino donde la única opción es dormirse para poder despertar en el final.

El director Julian Schnabel parece no preocuparse por lo mareado que este su público o lo exagerado que es en su múltiples acercamientos, la cámara va de un lugar al otro sin enfocar nada bien provocando que más de una vez queramos enseñarle lo que es un tripeé. Las largas escenas del personaje apreciando paisajes o simplemente caminando entre pastizales o admirando el cielo toman demasiado tiempo de un guion que no pasa de los 30 minutos de dialogo y cuando parece que todo va a tomar forma la cinta acaba estrepitosamente. Tocando el tema de la lucha por la originalidad, que Van Gogh nunca tomo en cuenta en su vida pues el solo quería pintar sin importar el estilo, es como Schanble decide contarnos los grandes momentos en puros monólogos y dejar de un lado las grandes escenas por espacios de tiempo perdidos que no aportan nada.

At Eternity’s Gate, es aburrida y lenta pero sobre todo vacía no tiene un mensaje no tiene una profundidad más grande ni un objetivo a alcanzar ni siquiera se siente con la intención de contar la vida de una gran persona y se preocupa por aspectos muy básicos. Una película biográfica con un elenco que pudo dar muchísimo más de sí.

3/10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s