Roma

Alfonso Cuarón es un gran director pero hay algo que parece fallarle cuando decide retornar a sus raíces y eso se ve claramente en Roma.

La historia más personal de este director, donde toma varias historias de su juventud y las enfoca en la vida de su nana/sirvienta mezclándolas con un puñado de eventos relacionado al momento más negro de la historia nacional reciente. Al mismo tiempo, Cuarón embellece a la colonia Roma como un barrio tranquilo, seguramente sufriendo de la edición que la memoria de todo ser humano hace de nuestros recuerdos y la rutinaria vida de sus personajes se vuelve tediosa para el espectador en esta narrativa de “un año en la vida de…”

Al mismo tiempo, el director sacrifica calidad actoral por falsa naturalidad al poner esta historia en manos de actores acartonados que suenan como si les diera pena ser filmados. La novata Yalitza Aparicio sufre de esto más aunque no es su culpa siendo este su debut, pero por momentos se nota más tranquila con algunas escenas y las eleva a algo meramente aceptable.

Resulta risible el populismo actual que despliega Cuarón ante situaciones politico-economico-sociales del país que decidió abandonar hace décadas mientras que aquí muestra una total y absoluta división de clases sociales que jamás se rompe, sin importar el amor de la familia de clase media hacia una de sus dos sirvientas, que aunque bien cuidadas siempre existe esa división empleado/patrón y el baño con cubeta de agua fría que pretende dar al utilizar vulgarmente el movimiento estudiantil y la matanza de esos estudiantes solo para resaltar otra de sus tradicionales escenas de nacimiento que tanto le gusta usar en sus proyectos resulta en que la audiencia se quede “bueno si, la matanza ¿pero y luego qué?” Ya que nada del trasfondo político afecta mayormente a la trama.

Si, Cuarón demuestra tener un buen ojo fotográfico con sus planos largos, sus negros muy negros y su juego con la luz pero por Dios que le hace falta su amigo “El Chivo” para darle sazón a este caldo.

Dejaré fuera todo el alboroto mediático que el mismo Cuarón ha desatado para promover esta inflada cinta, pues aun me confunden sus quejas sobre la “falta de salas proyectando Roma” cuando desde el principio el supo la manera de trabajar de Netflix y nada de esto se relaciona con la calidad de la película.

¿Humana? Si ¿impactante? No ¿Trascendental? Tampoco. A lo mucho una trampa para recolectar premios (Oscar Bait)

6.5/10

I’m Out!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s