Bohemian Rhapsody

phl36vzux8o1or-1-l-1537263648

Tengo una historia personal que contarles, en 1981 Queen se presentó en Puebla y mi padre siendo el mega fanático de la banda que es decidió llevar a su esposa embarazada a ese concierto, ahí estaban mi padre y mi tía protegiéndome a mi y a mi madre de cualquier golpe de la gente. Me encanta esa historia, la considero una de las grandes historias de mi vida aunque yo ni sabía que estaba pasando. Obviamente crecí escuchando a Freddie Mercury y si la música de Prince es la sangre que corre por mis venas, la de Queen es mi espina dorsal.

He estado esperando este proyecto por poco más de una década pues la vida de Freddie es bastante interesante porque muestra a un ser humano que construyó su vida desde la base, pasando por todos los excesos y secretos, pero además era un ser bastante tímido fuera del escenario cuya verdadera personalidad explotaba al momento en que sus pies tocaban un escenario. En aquel entonces Robert De Niro tenía los derechos a un guión que muchos decían era la mejor película biográfica de cualquier músico y Sacha Baron Cohen estaba enfilado para interpretar al inigualable Mercury, todo sonaba de maravilla…pero el Doctor Brian May tenía que meter las manos y argumentar que esto no se trataba de Freddie sino de Queen y atrasó el proyecto tanto que De Niro y Cohen decidieron partir. 

Y ahora entiendo porque…

Pocas veces un film me ha desilusionado tanto como lo ha hecho Bohemian Rhapsody, una cinta sin alma, sin punch y tan mecánica que es fácil suplantar a Queen por cualquier otra banda o cantante cuya vida ya haya sido llevada al cine, solo que aquí tenemos que remarcar el hecho de que Freddie era un gran talento…pero Brian May era el que ponía el orden porque pues el doctor tiene un ego igual de grande que el difunto vocalista de la mejor banda de todos los tiempos.

La cinta ocurre con una edición que solo subraya los cientos de problemas detrás de cámaras que tanta publicidad tuvieron y es notoria la desaparición de Bryan Singer de la post producción pues los saltos temporales en algunas escenas te dejan un mal sabor de boca. 

Claro que escuchar, y por momentos ver, las canciones de Queen emociona pero la mayoría ya las han visto en los trailers y debo admitir que la presentación en Live AID es espectacular principalmente al ver como el elenco se memorizó cada detalle de ese video que, si son como yo, han visto en Youtube cien veces, Malik como Mercury es lo único que destaca de la película pero lo veo más como una enamorada imitación y menos como una actuación sincera.

Uno de los momentos más molestos para mí fue ver a Mike Myers, el famoso comediante que en los 90’s revivió la popularidad de Bohemian Rhapsody gracias a un momento clásico de Wayne’s World donde un grupo de adolescentes agitan sus cabezas al ritmo del solo de guitarra de la canción, aquí interpretando al dueño de una disquera que mira directamente a la cámara y dice “confía en mi, ningún adolescente va a agitar su cabeza al ritmo de algo llamado Bohemian Rhapsody”, juro que estuve a dos segundos de abandonar la sala con esa escena tan patética que bien pertenece en una comedia por la ironía que quiere mostrar pero NO en esta película. 

No puedo dejar de mencionar la forma tan cobarde con la que manejan la sexualidad de Freddie Mercury. Claro que Mary Austin fue el amor de su vida, su mejor amiga, confidente y la inspiración detrás de varias canciones pero es el “descubrimiento” de que Freddie es bisexual, porque jamás lo llaman homosexual, es casi una afirmación por parte de esta película que la homosexualidad es una opción cuando Freddie, siempre protegiendo su vida privada por supuesto, jamás dio pie a que se entendiera algo diferente al hecho de que siempre le gustaron tanto hombres como mujeres pero se inclinaba más hacia los hombres. 

En general Bohemian Rhapsody es una película que nunca entrega lo que tanto promete y su manejo amateur de la historia es un verdadero insulto a la memoria de Freddie, si hay ciertas cosas buenas, pero el concierto final aunque espectacular, se siente más como una trampa para consumir más tiempo y escuchar las canciones de Queen como diciendo “aquí está por lo que en verdad pagaron”. Malek destaca pero el resto se siente débil y hasta manipulado para hacer sentir a Mercury como una talentosa bestia con un ego sin control que solo algunos podían centrar y hacerlo lucir, como si ellos crearan a la leyenda. 

5/10 

I’m Out!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s