The House with a Clock in its Walls (La Casa con un Reloj en la Pared)

house_with_a_clock_in_its_walls_ver2.jpg

La simple idea de tener a Cate Blanchett y a Jack Black en la misma habitación se me hacía algo extraño, pero esta película (a la que abreviaremos como THWACIIW) me hizo comerme mis palabras pues es esta dupla lo que hace sumamente entretenida e ideal a esta película que cualquier niño en esa etapa donde las animaciones ya no son suficientes y quiere algo más “real” podrá disfrutar inmensamente. La historia nos habla sobre Lewis un niño de 10 años que al quedar huérfano cae en manos de su tío Jonathan quien vive junto a la misteriosa Florence, poco a poco irá descubriendo que la casa que tanto  le asusta esconde mucho más secretos de los que él cree mientras la vida le prepara una dura prueba que solo el podrá resolver.

Sin ser perfecta esta es de esas películas que nos transportan a la infancia donde veíamos fantasía puesta de forma más real y a pesar de que el novato Owen Vaccaro no entrega una actuación suficientemente creíble son las dos estrellas que lo acompañan quienes hacen el mejor trabajo. Blanchett es la parte seria y rota, mientras que Black es la parte alegres y enérgica de una extraña relación que mezcla fragmentos de historia con un mundo lleno de magia que funciona de manera idónea, ambos actores entregan buenas actuaciones pero la química entre ellos hace que nos quedemos con los ojos cuadrados y compremos cada aspecto que nos venden en esta divertida aventura. Ver a Black ser la parte graciosa pero en un personaje serio es lo que me recuerda al antiguo actor que podía hacer lo que sea, junto a una Blanchett que se sale por completo del estilo al que nos tiene acostumbrados.

THWACIIW puede tener un elenco infantil plano y algunos huecos durante la historia pero está enfocada en un público mucho más joven y menos exigente, lo cual la vuelve muy entretenida, esta es de aquellos proyectos que no pintaban interesantes resultando en una grata sorpresa donde pasas hora y media viendo niños ser niños, adultos ser niños y conflictos que solo los más pequeño serán capaces de resolver con el simple poder de la inocencia de la niñez.

8/10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s