Hostiles: Violencia Americana

Hostiles-Front

Algo está pasando con el cine que ya cansa ver tanta secuela, remake/reboot y franquicia, por suerte aun existen cineastas dispuestos a arriesgarse con películas que muestran conflictos humanos internos.

Hostiles: Violencia Americana es un western dirigido por Scott Cooper (Crazy Heart, Black Mass) acerca de la vida en el Oeste de Estados Unidos, años después de la Guerra Civil en el periodo conocido como “La Nueva Frontera” donde se trató de eliminar a los indios de sus propias tierras. La historia sigue al Capitán Joseph Blocker (Christian Bale) en una misión para transportar al criminal Chief Yellow Hawk al Valle de los Osos en Montana como petición final antes de morir de cáncer. 

La cinta refleja los estragos que ha dejado la Guerra Civil en los norteamericanos pero sobre todo el peso que conlleva cargar con viejas rencillas y tanto odio. Cooper logra darnos su propio “Saving Private Ryan” del Oeste con personajes dañados por las duras condiciones del Oeste tratando de mantener un poco de humanidad.

Christian Bale se hizo un gran favor al alejarse de los reflectores y de la popularidad que le dio la trilogía de Batman y el haber ganado el Oscar hace unos años, para así concentrarse en hacer buen cine y con este personaje de Joe Blocker nos demuestra porque es uno de los grandes de la actualidad. Hay tanto que Bale expresa solamente con su rostro que complementa el diálogo de su personaje dentro de una misión que no quiere llevar a cabo pero cuyo viaje le dará duras lecciones.

Wes Studi es un actor de reparto que tal vez no tenga la fama de Christian Bale, pero siempre que hay una película sobre nativos americanos, él está presente como en Danza con Lobos, El Último de los Mohicanos, etc. pero aquí da una lección de lo que se puede hacer con un personaje que es definitivamente malo pero por las razones correctas, no se arrepiente de lo que hizo para proteger a su gente, pero la enfermedad que lo está matando lo ha hecho ver que no vale la pena tener enemigos. En un mundo justo y en otro año donde lo políticamente correcto no influya tanto en los Oscares, Wes Studi estaría nominado y probablemente arrasando con todas las grandes premiaciones por este fenomenal papel.

No puedo dejar fuera a Rosamund Pike, quien interpreta a Rosalie Quaid, una mujer que ha sufrido el brutal asesinato de su familia a manos de los Comanches. Una vez más Pike da todo un arcoiris de emociones que van desde temer a todo aquel que se parezca a los hombres que mataron a su familia, hasta defenderlos y luchar por sobrevivir.

Scott Cooper nos da una necesaria lección sobre madurar como personas y como planeta al tratar de entender ambos puntos de la moneda, reconocer a los verdaderos villanos y repito: no cargar con nuestro odio porque puede terminar siendo lo que nos mate. Además de que “pinta” su película con espectacular fotografía y unos paisajes tan hermosos que te hacen desear que la película no termine. Este director sabe manejar no solo a sus actores sino a las locaciones para trabajar a favor de la historia para no tener que dar mayor explicación ni inundar cada escena con diálogo.

Definitivamente se agradece este tipo de cine a pesar de ser un poco lento, jamás decae, nos interesan los personajes, nos importa lo que sucede con cada uno de ellos y en ningún momento nos decepciona con una trama fácil de predecir.

10/10

I’m Out!!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s