El Gran Showman: Circo, maroma y teatro

¡Damas y caballeros, bienvenidos a un musical que por fin entiende lo que Moulin Rouge hizo hace casi 20 años!

The Greatest Showman es el primer proyecto en el que Hugh Jackman pone su espíritu, no que no lo haya hecho en toda su carrera, pero es aquí donde se nota la pasión del actor y, cual P.T. Barnum, contagia a todos con esa misma pasión.

La película utiliza de forma muy ligera, la vida del gran maestro del “showbussiness” P.T. Barnum como base para entregar un mensaje de aceptación no solo para todos aquellos “marcados” por la sociedad, también para aquellos que buscan ser aceptados en altos círculos sociales. 

Eso es lo que hace a Barnum un fenómeno como el resto de su espectáculo y en verdad que el carisma de Jackman lo hace el perfecto Barnum. Pero si existe por ahí algún pesimista que por algún extraño motivo quisiera ver la biografía cruel y manipuladora del hombre real, favor de evitar esta cinta y dirigir su mirada a Wikipedia.

Este es un musical que entiende perfectamente lo que hace un buen musical y reparte momentos entre los personajes secundarios donde Michelle Williams y Rebecca Ferguson juegan el papel de ambos lados de la fama, tentando a Barnum constantemente y no pudieron elegir a dos mujeres más perfectas para el papel de la amada esposa feliz con tener al hombre que ama y un par de adorables hijas contra la mujer que entiende ese deseo de ser amado por todo el mundo. 

Zac Efron necesita urgentemente alejarse de esas apestosas comedias baratas y enfocarse en volverse el protagonista que esta película nos muestra que es. Emparejado con Zendaya (quien por fin demuestra talento después de participar en la absurda e innecesaria nueva película de Spider-man), Efron entrega uno de los grandes números de la película con ambos demostrando su amor al mismo tiempo que flotan por el escenario en una coreografía que haría babear a cualquier coreógrafo de Broadway. 

Pero nuestra atención total la merece la gran Keala Settle, la mujer barbuda que se vuelve líder y voz del grupo de “fenómenos”, cada nota que sale de su boca lo hace como el rugido de una leonesa, desatando docenas de emociones en los corazones de la audiencia y “This Is Me” se convierte en un himno que merece toda clase de reconocimiento y de inmediato ser considerada como un clásico entre los grandes temas de musicales. 

Cuando escuché que el director solo había realizado comerciales, admito haberme espantado pero al ver esta cinta me sorprende la calidad visual que maneja Michael Gracey y como nos expresa mil cosas más de las que el guión pudo haberle dado. 

Han habido grandes musicales en los últimos años, Les Miserables fue atrevido al hacer que sus actores cantaran en cada toma, Sing Street nos mostró como es ponerle música a la vida real y La La Land….bueno, esa cosa trató (y falló) al meter tanto género en una hueca historia pero no desde Moulin Rouge me había gustado tanto un musical como ahora, The Greatest Showman es FENOMENAL.

10/10

I’m Out!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s