¡Madre!: Aronofsky nos muestra su interpretación de las escrituras sagradas

Darren Aronofsky se ha levantado como uno de los mejores directores de esta generación siempre con proyectos que exploren el comportamiento humano desde una mirada personal, pero desde Noah (una obra menospreciada por muchos), el neoyorquino ha volteado la mirada a los textos sagrados del judaísmo y catolicismo, haciendo a Noé un hombre torturado por la pobreza espiritual del hombre.

¡Madre! Es un análisis del antiguo testamento en una expresión simplista al mismo tiempo que es una petición del director para que cuidemos y respetemos a nuestra madre Tierra, lo cual resulta en una de sus mejores piezas y una obra maestra del año en curso.

Erroneamente promocionada por Paramount Pictures como una película de terror (como para despedir a todos aquellos que pensaron que esta sería una gran idea). ¡Madre! Nos muestra a Dios y Gaia, personajes jamás nombrados pero impresionantemente interpretados por Javier Bardem y Jennifer Lawrence respectivamente, como una pareja viviendo en una casa oculta en un bosque. Él es un “poeta frustrado” por no poder terminar se máxima creación, mientrás que ella es un hermosa ama de casa enamorada de su hombre y concentrada en remodelar su hogar para vivir felices por siempre; esto hasta la llegada de un hombre en busca de asilo.

Aronofsky nos lleva muy de la mano por esta historia que definitivamente confundirá a todo aquel que falle en ver la relación religiosa que incluye momentos muy conocidos en escenas que no duran más de 5 segundos. La relación de la “pareja” se va deteriorando conforme estos nuevos visitantes invaden su casa, el director se encarga de transformar la conocida historia de Caín y Abel en una disputa fraternal por el testamento de los padres para distraer más al espectador. 

El manejo de la cámara, así como el uso del pequeño  espacio hogareño para contar una historia tan grande, nos muestra que Aronofsky solo continua escalando la montaña del cine de autor con ningúna intención de detenerse a clamar ser el rey de la cima como otros lo han pretendido. El close up constante a Jennifer Lawrence nos causa enorme molestia al ver su sufrimiento y nos ayuda a experimentar el caos de la misma manera en que ella lo experimenta, especialmente durante una gran pieza central que dejará boquiabierto a todos los amantes del cine, es realmente algo que por un momento me hizo olvidar que JAMÁS abandonamos los confines de la casa, lo que la hace lo mejor que he visto este año.

Jennifer Lawrence, como muchas jóvenes actrices, ha sufrido el calor y dolor del “spotlight” por haber brincado a la fama mundial gracias a una franquicia para adolescentes, aquí tira toda esa fama por la ventana y se vuelve la actriz que sus opositores dudaron que era cuando ganó el Oscar hace unos años. ¡Madre! Es tanto la obra maestra de Aronofsky como la de Jennifer Lawrence con algo que marcará un antes y un después en su carrera.

Bardem hace lo propio al interpretar a un hombre sin algo especifico que buscar y que por supuesto abraza con amor a esos nuevos admiradores que elevan su trabajo al nivel de perfección que él cree haber creado, aunque la cámara nunca se apoya en él, es obvio que Aronofsky ve a Dios como un hombre imperfecto y vanidoso que no ayuda si no recibe halágos por ayudar y lo oculta en una máscara de benevolencia que al final muestra cuarteaduras. 

El mensaje ecológico también es central con una “anfitriona” que encuentra belleza dentro del orden, dispuesta a darlo todo ppr su hombre y que de inmediato desconfía de estos seres que ponen pie en su casa. Una “mujer” que trata de mantener todo en su lugar y permanecer como el ser racional de este “reino” mientras la destrucción comienza hasta su punto de ebullición.

Algo que me es bastante obvio ahora es que Aronofsky ve a la raza humana como un virus, un malestar que lo único bueno que puede hacer es desaparecer completamente pues todo lo que toca, arruina. Este es un pensamiento algo doloroso pero el director hace lo posible por explicar que el comportamiento humano nunca es bueno ni amable y la verdad no sé si esto sea un pensamiento personal o simplemente artístico de su parte. 

¡Madre! Es una película que no es para todos y que sin duda dividirá a aquellos que la vean, principalmente porque el concepto central puede pasar por alto a muchos que la verán simplemente por lo que se muestra en la pantalla pero aquellos que la vean conociendo de donde se basa, la disfrutarán al máximo y aplaudirán lo que este director ha logrado.

10/10

I’m Out!!!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s