Nathaniel y Brimstone

brimstone.jpg

En el séptimo arte existen algunos proyectos que tienen todo para volverse un clásico pero por alguna extraña razón el traspasar un gran guion a la pantalla no es tan maravilloso como debería, ese es el curioso caso de Brimstone, una de esas historias que nos desgarran y nos dejan odiar con todo lo que tenemos pero que requiere una nueva edición donde se le quite aproximadamente una hora de película donde no ocurre nada. Esta historia nos transporta al viejo oeste donde la vida era mucho más complicada de lo que parece y mediante cuatro episodios viajamos junto a una mujer que huye de uno de los villanos más odiosos de este año. La persecución es constante pero la manera en la que nos cuentan cada detalle vuelve a esta historia muy interesante, pues comenzamos con la mitad para viajar al pasado y llegar al gran desenlace.

Un padre decide que su hija debe pagar por sus pecados desde muy temprana edad, pero las ideas de este incluyen maltratos físicos, sexuales y psicológicos a una menor de edad con el paso del tiempo una niña que huye de su hogar se vuelve mujer gracias a un oscuro trayecto solo para encontrar que ahora su pequeña podría correr el mismo riesgo pues aquel ser vil está de regreso. Existen dos cosas que me atrajeron a esta película la primera es la forma de narrarla tomar toda la historia y desordenarla por completo provoca que entiendas unas cosas pero aquellas que te dejan dudando te obligan a terminar de verla, sin embargo peca de larga y en ocasiones muy lenta al punto de que no sabes si continuar o darle una pausa para regresar a ver que ocurre con una verdadera heroína.

Con todo lo anterior debo de aplaudir dos cosas, una de ellas es Guy Pearce este hombre logra hacer que lo odies desde el primer instante en el que habla, la manera tan macabra en la que entrega sus monólogos solo te hace odiarlo aún más, un hombre que oculta todas sus acciones detrás de la religión, justificando que lo que hace es por órdenes del señor. En verdad me sorprende ver a PEarce en un papel tan complicado pues está en una línea tan delegada en la que puede caer en la exageración y lo absurdo pero siempre se mantiene recto. La segunda cosa es ver a Dakota Fanning realmente de regreso en esos papeles que nos hacían recordar él porque era una de las promesas actorales más impactantes de hace unos años, Fanning tiene muy pocos diálogos pero siempre logra hacer que temamos por su vida, esta mujer logra cargarnos en la espalda para poder ver lo que una madre es capaz de hacer por sus hijas. Brimstone debería de ser una de las películas más grandiosa de todas pero falla en varias partes, pierde a su público constantemente y se excede en la duración.

8/10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s