Call Me Francis: Un Papa hecho de guerra y dolor

cfc5aaf599cc25a11088866c899d268857f87122

No estamos aquí para cuestionar creencias ni opiniones religiosas, pero me encontré con esta mini serie por casualidad en Netflix y comencé a verla pensando que sería un aburrido relato ultra religioso sobre una fantasía de como el primer Papa latino llegó a la silla grande de la religión católica. Para mi sorpresa, me encontré con una historia bastante dura, por momentos imposible de tolerar tanta violencia e injusticia pero sin duda un logro de producción latinoamericana con impresionantes actuaciones.

Call Me Francis nos relata la vida de Jorge Bergoglio mucho antes de haber aceptado el anillo del pescador, durante el delicado estado político y social que vivía Argentina donde ser peronista y religioso era una confusa y terrible combinación. Conocemos poco a poco a las personas que moldearon y marcaron a este hombre progresista pero devoto y como trató de ayudar a mantener el alma y humanismo del pueblo con pequeñas acciones que, como una piedra lanzada en aguas tranquilas, generó olas de esperanza.

Bergoglio, interpretado magistralmente por Rodrigo de la Serna (en serio, este hombre merece toda clase de premios que pueda haber), es un ser imperfecto cuya visión del mundo y de la justicia no tiene cabida en una dictadura ni en los pomposos círculos de la iglesia que, de nuevo, muestra estar podrida desde arriba aunque haya quienes luchan por erradicar ese veneno. Poniendo su vida en peligro en innumerables ocasiones, este hombre sufre como cualquier otro lo que ocurre alrededor.

Como dije, esta no es una mini serie hecha por ultra religiosos que quieran poner un filtro azucarado a la vida de su líder como otras varias películas de este tema tienden a hacer, incluso este amante de la violencia en la pantalla grande tuvo que voltear la mirada en un par de ocasiones, no por algo gráfico, pero porque a veces cuesta trabajo creer que esto haya sido real y tanta gente haya sufrido de esa manera. Pero la serie lo maneja con tanta clase que ver solo uno de los cuatro episodios resulta imposible.

En mi opinión la mini serie sufre un poco al final cuando damos un gran salto a la época actual durante los días de la renuncia de Benedicto XVI y la elección de Francisco, aunque el momento seleccionado es una anécdota interesante, la serie podía haber cortado por lo menos 30 minutos de esa historia final para cerrar con broche de oro.

Call Me Francis (Llámame Francisco) seguramente no estará en el radar de muchas personas, pero como alguien que está totalmente en contra de las injusticias de la iglesia católica (no en contra de la religión en si) no puedo más que recomendarla a todos los amantes de las buenas historias y buenas series, dará un vistazo diferente a este personaje y al sufrimiento de un país que comúnmente aparenta ser el más grande del continente.

10/10

I’m Out!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s