La Bella y la Bestia: Una fábula desinflada

KV4K6H3

Lo veía venir, traté de defenderla y amarla por lo que el clásico animado representa pero por más que la cinta animada de los 90’s sea una de mis diez películas favoritas de Disney, no puedo dejar pasar todos los fallos que esta adaptación live action tiene.

Disney está decidido a succionar nuestro dinero con estas nuevas versiones de sus clásicos (que a su vez fueron adaptaciones de trabajos literarios) y ya probaron ambos extremos, el “hagamos todo completamente diferente” que falló con Maléfica y el “hagamos lo mismo pero con un par de cambios” que han presentado con La Bella y la Bestia, el cual también ha fallado.

La película no es mala, pero esto es gracias a que en su mayoría es una copia al carbón de la cinta animada, laureada por su fantástica adaptación de un compendio de versiones que han habido de la historia francesa. Esto por supuesto puede parecernos bien pero ¿Para qué poner personas si tenemos la caricatura? y es doloroso ver a momentos como el director Bill Condon y su tropa de actores luchan por recrear incluso los movimientos y expresiones originales que con seres humanos simplemente se ven acartonados.

En los momentos donde la historia brilla es cuando se desvía y agrega un poco de “sabor” a lo ya conocido o cuando simplemente deja que la perfecta música de Alan Menken y la letra de Howard Ashman hagan su trabajo.

Hablando de esto, de los tres números nuevos, solamente Evermore podría considerarse como algo que en verdad encaja entre las otras canciones, y porque decidieron escribir la horrenda “Days In The Sun” en lugar de usar “Human Again” es algo que escapa a la comprensión humana. Dan Stevens, sin tener una buena voz (lo pongo entre Colin Firth en Mamma Mia y Russell Crowe en Les Miserables) logra hacer de Evermore algo memorable para abrir el tercer acto de la película.

Si vamos a hablar de verdaderas sorpresas, solo tengo que decir un nombre:  LUKE EVANS, un actor nada memorable en otras películas, al cual todos los amantes de Disney se le fueron a la yugular (me incluyo) cuando fue elegido para interpretar a Gastón, pero quien sin lugar a dudas se roba el show haciendo una amalgama del personaje animado y siendo el único que lo lleva “más allá” y que sin mucha exposición te dice quien es, de donde viene y cual es su manera de pensar, además de que sus momentos musicales son los más memorables, especialmente “The Mob Song” donde Evans alcanza niveles de “Les Miserables” y emociona con su grito de batalla para levantar al pueblo en contra de la Bestia.

Emma Watson, por otro lado, es el resultado de Disney haciendo caso a los fans. Si, en teoría Emma era la actriz perfecta para interpretar a Belle pero el resultado fue desastroso y lo más decepcionante pues además de un obvio uso del famoso “auto tune” para hacer que la inexistente habilidad como cantante de la señorita Watson por lo menos parezca tolerable, Emma remueve TODO lo que admirábamos de Belle y la hace un personaje plano y en ocasiones molesto, le falta “punch” y suena más como si estuviera demasiado concentrada en no fallar a su princesa Disney favorita que en hacer algo nuevo o interesante con el personaje. Hay momentos en los que los objetos encantados sueltan toda emotividad con sus diálogos y lo mejor que el director y editor pudieron encontrar de las horas de filmación con Emma fueron momentos en silencio con la sonrisa más falsa del planeta Tierra.

Dan Stevens no es malo, solo que hace una actuación sotto voce de un personaje que debería ser un energúmeno, por lo que cada vez que sus sirvientes le piden que controle su temperamento nos quedamos extrañados. Lo que si es pésimo es el horrible CGI que hicieron de su rostro, en una película donde 90% es un efecto visual, la Bestia se ve demasiado falsa.

Los sirvientes/objetos encantados a momentos son graciosos, a momentos tiernos y otras veces ayudan a que se nos parta el corazón pero cuesta trabajo olvidar las facciones de los animados al principio, poco a poco uno se acostumbra pero no son nada especial, incluso “Be Our Guest” es un número que de pronto cae por movimientos de la cámara que vuelven todo borroso.

La Bella y la Bestia no es mala, solo innecesaria y por ningún motivo rinde un buen homenaje a su contraparte de 1991. Podemos tratar de disfrutar la historia que nos sabemos de memoria pero eso no es suficiente como para validar su existencia aun cuando Luke Evans parece ser el salvavidas de este barco hundido.

7/10

I’m Out!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s