Logan: Excelente adiós a Hugh Jackman

loganheader-1

Mucho ha cambiado en 17 años, ahora tenemos 7 películas de cómics al año y resulta difícil encontrar algo que sobresalga de tal manera como para marcar su lugar entre las grandes del género. “Logan”, dirigida por James Mangold, hace justamente eso, finalmente hay una película de Marvel digna de ocupar el segundo lugar detrás de The Dark Knight.

En esta tercera y final entrega del personaje “Wolverine”, vemos una adaptación bastante suelta del popular cómic “Old Man Logan” donde los mutantes están prácticamente extintos, nuestro héroe ya es un viejo con dolores corporales que su factor de curación ya no puede cerrar tan rápido como en sus mejores años; trabajando como chofer en un servicio tipo Uber y robando medicamentos para un nonagenario Charles Xavier.

Aquí no hay esperanza de heroísmo, ni grandes villanos planeando destrucción, este es el final y es deprimente, se nos habla en fragmentos sobre un terrible evento que eliminó al resto de los X-men pero también se nos da una fría y cruel respuesta a como los humanos se encargaron de desaparecer el gen mutante, todo esto no llega en orquestados momentos sino en simple diálogo que incluso puede pasar desapercibido por el público pero sin duda es doloroso y cruel saber que los X-men fallaron.

Mangold y Jackman se encargaron de hacer de esta un western de la mejor calidad, donde la trama principal es fácil: “Tenemos que escapar para sobrevivir”; lo que permite para un desarrollo de personajes que otras películas de los X-men no habían permitido y que ayudan a amar a los personajes aun más.

Hugh Jackman es amo y señor del personaje en cine pero aquí hace todo lo que nunca pudo hacer y eleva su actuación hasta convertirla en una de las mejores de su carrera. Por “default” amamos a Wolverine, pero este es un hombre al que deberíamos odiar por antipático, antisocial y en ocasiones molesto, más de una vez trata de abandonar a X-23 como si no fuera su problema lo que resulta en una fantástica discusión entre ambos personajes al principio del tercer acto; el mismo tiempo vemos ese lado de “amor rudo” que tiene Logan hacia Xavier, él sabe lo que su mentor hizo, sufre al verlo convertido en menos de lo que era antes y hay un momento final entre ellos que hizo que se me atorara algo en la garganta, la desesperación de Logan por aclarar un malentendido con su figura paterna es algo que no habíamos visto jamás en el género.

Patrick Stewart es todo un maestro, gran actor de cine, teatro y TV, leyenda de la ciencia ficción y seamos sinceros, incluso él reconoce que obtuvo el papel de Charles Xavier no por su talento sino por su parecido físico, pero ahora no podemos imaginar a nadie más en el papel (lo siento James McAvoy). Esta también es su película final como el líder de los X-men y logra hacer algo maravilloso, un hombre enfermo, incapaz de controlar sus poderes pero no por eso es inútil, todavía queda mucho del afamado “Profesor X” en él y sigue tratando de encaminar a Logan por el camino del héroe, solo que aquí ya no hay modales y si Logan le habla fuerte y con groserías, Xavier va a contestar de la misma forma. Pero también trata de continuar siendo ese faro de luz para los mutantes perdidos, en ese caso, para X-23, y se convierte en un abuelo que no trata como inferior a una niña igual de violenta que Logan, por cierto que Dafne Keen es toda una revelación! No dice mucho pero su actuación embona perfectamente con la de grandes como Jackman y Stewart.

Logan es un clásico instantáneo pero tampoco es perfecta, con una duración de 2:30 horas si tiene momentos donde tal vez convenía editarlos para dar a entender más el punto de ciertas escenas pero en ningún momento sentí como que “con 30 minutos menos quedaría mejor”, esto es como un estofado que necesita calentarse a fuego lento para quedar delicioso. No voy a tocar spoilers esta vez, pero mi única gran queja es utilizar a cierto personaje para crear una metáfora mientras que en mi opinión habría quedado mejor traer de vuelta a otro.

 Aunque sufre del mismo problema que TODAS las películas de Marvel, Logan maneja a la perfección el tema central de los X-men, persecución y segregación, como dije al principio, muchos de estos diálogos podrán perderse durante la primera vista pero es importante notar ese sentimiento de fracaso en nuestros héroes, están peleando una batalla que perdieron hace mucho pero es importante no rendirse jamás y pensar que los sacrificios de la vieja generación serán inspiración para las siguientes y ese es un bonito mensaje.

Logan es magnífica, no solo la película de los X-men o Wolverine que queríamos ver por 17 años, es la película de cómics que merecemos. Está bien recordar épocas doradas de esos cómics, tener cintas donde la acción es más importante que la historia como las del Universo Cinematográfico de Marvel, pero necesitamos más ejemplos como Logan para demostrar que más allá de “dinero fácil”, este género tiene mucho que ofrecer. Muchos actores desearían poder decir adiós a un personaje como lo ha hecho Hugh Jackman quien se va con la frente en alto. Claro, hubo tropiezos pero Jackman y Wolverine nos demuestran que puedes rendirte después del primer golpe o levantarte y mejorar.

Logan ha dejado su huella en el cine moderno y todo lo que puedo decir es gracias a todos los involucrados.

10/10

I’m Out!!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s