Mr. Monkey aplaude la puesta mexicana de El Rey León por honrar una de sus películas favoritas

the-lion-king-poster

Acabo de regresar de una experiencia que deseaba ver en mi país por años, El Rey León, la obra de Broadway finalmente estrenó su temporada en México, en nuestro idioma y mi historia con la obra es significativa en mi vida, recientemente encontré mi reseña de cuando trajera la obra en inglés al Auditorio Nacional en 2008, Movie Usher tenía meses de haber comenzado, yo era un Mr. Monkey diferente, más joven y a meses de enterarme que tenía una enfermedad que podría matarme. Muchas cosas han pasado desde entonces pero siento que la emoción de aquel momento ayuda a explicar en parte mi amor por El Rey León como película, como supe de la obra y la primera vez que la vi, por eso se las quiero compartir antes de hablar de la puesta mexicana.

” The Lion King

Hace 14 años fuí al Auditorio Nacional a la premiere de la última película de Disney, la que todos en esa empresa llamaban “el otro proyecto, el no importante”. Al salir de la premiere mi tía me preguntó si me había gustado y a mis escasos once años y medio, honestamente le conteste que había visto la que probablemente fuera la mejor película de Walt Disney, The Lion King.

El pasado sábado 5 de enero fui testigo de la que para mí ha sido la mejor obra musical que había visto en mi vida.

En 1997 me enteré por medio de revistas que Disney planeaba hacer El Rey León en Broadway debido al éxito de La Bella y La Bestia (que por cierto es una buena obra también) y por mi mente pasó el mismo pensamiento que se posó en la mente de todo el mundo cuando escucharon la noticia ¿Botargas de Disney cantando en Broadway? ¡Pero que demonios sabía yo o el resto del mundo!

El excéntrico pero al mismo tiempo genio de Michael Eisner (entonces presidente de la compañía) supo lo que dijo cuando anunció que la siguiente obra sería El Rey León. Contactó a la mejor y más innovadora directora del “Nuevo Broadway”, Julie Taymor, para hacer algo impresionante y cerrar la boca de todos los críticos.

111312_FS_WebExtra_LionKing15thAnniversary_3

Según cuenta la leyenda, en la primera junta, Julie habló solo de la música, mientras todos seguían rascándose la cabeza sobre como harían lo imposible, ella quería que la música evocara a la cultura africana mas que a las canciones de la película, que avanzaran la historia remarcando sentimientos importantes y la verdad sea dicha, lo logró a la perfección.

Para mí, la llegada de esta obra significaba la conclusión de una larga espera, desde que vi por primera vez (y de pura suerte) los Premios Tony de 1998 en los que The Lion King arrasó con todas las categorías principales y en donde presentaron en vivo la canción que abre la obra, “Circle Of Life”, desde la primera imagen supe que era algo completamente distinto y quede enganchado, no sabía como iba a hacerlo pero tenía que ver esa obra pronto.

Pero por circunstancias ajenas a mí, fue hasta que OCESA y CIE decidieron traerla a nuestro país y verdaderamente me dejaron emocionado hasta la médula. Debo decir que nada me pudo interrumpir en este momento verdaderamente mágico. Las luces se apagaron exactamente a las 7:31 de la noche, se levanta el telón y Rafiki comienza su llamado.

Mencioné antes el primer video que tuve de Circle of Life pero la verdad nada se comprara a verlo en vivo, los cantantes en los palcos del Auditorio respondiendo al canto de Rafiki, los animales caminando por los pasillos para sorpresa de todos.

Tal vez es este el momento mas difícil de la obra porque aquí comienza el “salto de fe e imaginación” que la puesta demanda de su audiencia, el siempre ver a las personas personificando animales puede confundir durante este primer numero pero todo es pan comido después, el público aceptó de inmediato el hecho de ver estas creaciones en el escenario.

1.157830

Una de las cosas que en verdad alabo de El Rey León es que durante las casi tres horas de obra, no siempre ves la historia como la viste en la pantalla, aquí es mas bien mitad relato, como si estuvieras junto a un coro griego escuchando la historia del cachorro que tuvo que encontrar su lugar en el mundo. El uso de cantos africanos es lo que hace una pieza excepcional de esta obra, un ejemplo es que después de Circle of Life, el personaje de Rafiki pasa todo el primer acto y la mitad del segundo hablando en suahili pero no por eso cuesta trabajo entender que te dice, lo explica tan bien que no necesitas una lengua que puedas entender para captar el mensaje.

El escenario es una fuerza por si sola, puede no haber actores en la obra y el escenario se llevaría las palmas. Los trazos africanos parecen simplificar cada parte de la escenografía y la tecnología es una herramienta que se utiliza solamente en donde se necesita, pero estas tan distraído por la belleza de los escenarios y la iluminación que cuando hay un efecto especial lo tomas como parte del show y nunca como evento principal.

Entre mis favoritos está la cosa mas simple del mundo, una plataforma inclinada en la mitad del escenario, una luz azul y una manta que poco a poco va desapareciendo al centro de la plataforma mientras un hombre con unos buitres va caminando por el escenario, con algo tan simple te muestran como las tierras del Rey se van consumiendo y deteriorando bajo el mandato de Scar. Simple, efectivo y verdaderamente hermoso.

La técnica Bunraku es aquella en la que se utilizan marionetas para contar la historia, aquí se utiliza de manera magistral para contarte fragmentos de escenas que se verían ridículas si fuesen actuadas por los humanos en un espacio tan pequeño, como Simba y Mufasa caminando, Scar y Simba yendo hacia el acantilado o Nala persiguiendo a Pumba. Pero la que se lleva las palmas es Timón, el actor está completamente pintado de verde como si fuera pasto y aunque lo ves todo el tiempo, su actuación es tan impresionante que por momentos dejas de prestarle atención al actor para ver a la marioneta de Timón.

El vestuario juega un papel importantísimo como era de esperarse, aquí se aplaude la creatividad de Julie Taymor que nos brinda las formas de los personajes para que uno pueda reconocerlos pero estilizados sin perder el toque africano, tal vez Timón y Pumba sean los que mas se asemejan a sus versiones cinematográficas. Mi preferido fue el disfraz de Scar quien parece tener una armadura de ramas simulando huesos (probablemente para simular que es extremadamente flaco y débil), la parte que es su piel forma un tipo de traje aristocrático mostrando que es miembro de la Familia Real y el bastón le da categoría y le ayuda a simular su caminar como león, pero es la máscara la que te convence por completo ya que cuando tiene que estar enojado, se baja para cubrir el rostro del actor (impresionante voz por cierto).

Aquí debo hablar también de algo que para muchos puede sonar ridículo pero en verdad necesitan verlo en acción para entenderlo, los actores y bailarines no solo representan a los animales, también son la flora. Si estuviera mal hecho (como Que Plantón!) entonces sería el primero en mencionarlo, pero los trajes están tan bien hechos que en lo ultimo que te fijas es en el guey con pasto en la cabeza. Algo que funciona de maravilla en Can You Feel The Love Tonight

Ahora si, hablemos de la historia, todos conocemos la historia de la película, pues como he dicho, esta es la versión extendida y estrictamente no para niños, no porque sea gráfica ni morbosa sino por los temas que se tocan con cada personaje, Mufasa es un Rey justo pero te mencionan que en su infancia fue exactamente como su hijo y Zazú no solamente es su mayordomo, es su mejor amigo y sabe que Simba será exactamente como Mufasa cuando le toque ser Rey.

Simba de niño es un príncipe mimado y echado a perder, el cree que cuando le dicen no, es como si lo estuvieras retando a hacerlo y que siempre puede salirse con la suya, pero todo eso cambia no cuando se muere su papá sino antes cuando ve que por su culpa las Hienas están acorralando a Nala y la van a matar.

Mufasa y Simba tienen su momento de “los grandes reyes del pasado” pero lo interesante fue ver que el actor que interpreta a Mufasa decide quitarse el casco/mascara de león y cantar “They Live In You” como si fuese humano, dándote a entender que esto es un tema serio para que su hijo lo entienda, otra de las maravillas de esta obra, aun cuando todos son animales, la historia es muy humana y con lo que mas te identificas es con el actor y no con el animal, por eso siempre he dicho que esta obra no es para niños.

Scar no quiere ser rey solo por ser malo y querer el poder, el cree que puede ser mil veces mejor que Mufasa porque es mas inteligente y tiene un trauma que nadie lo quería de niño (algo que agarraron de los libros que alguna vez sacó Disney contando esa historia) y cuando logra ser Rey está preocupado porque siente que nadie lo quiere y que cuando hablan de él están planeando su muerte, además de ver la sombra de su hermano en todas partes, por eso decide conseguir una esposa para tener hijos y ser “inmortal”.

Hay una escena que me ha venido molestando en los últimos años en la película. Se supone que las leonas son las cazadoras de cualquier manada pero en la película las muestran como Desperate Housewives echando la hueva y platicando todo el tiempo. Aquí por fin ves a las leonas como deben ser, siempre cazando, incluso su canción se llama “Lioness Hunt” y las ves acechando a una gacela hasta que por fin la atrapan y la desmiembran (si, ves la escena así, claro esta, el estilo Broadway) hasta ves a la pequeña Nala aprendiendo a cazar.

Nala adulta ha tomado el rol de segunda al mando de las cazadoras y después del acoso de Scar, decide huir a pedir ayuda y tiene una de las canciones mas bellas y fuertes de la obra “Shadowland” en donde ves el amor que tiene por su tierra y por su familia y es por eso que con el corazón partido decide irse a buscar ayuda. Ni Timón, Pumba o las hienas tienen un desarrollo diferente al de la película.

Simba adulto es otra historia completamente a la de la película, aquí lo vemos siempre buscando su lugar en la jungla al punto en que hasta Timón le reclama que nunca pueden estar en un lugar mas de dos días porque siempre anda buscando su lugar perfecto. No esta tranquilo y su instinto de león esta ahí todo el tiempo, incluso intenta comerse a Timón diciéndole que no puede controlarlo, lo ve y siente ganas de atacarlo sin motivo.

Aun con esa búsqueda constante de su lugar, que también es un escape para no ser encontrado, Simba se ha vuelto conformista, comiendo lo que se encuentra e impresionando a su amigos con actos de valentía que rayan en la estupidez, como brincar un río y retar a Timón a brincarlo también, lo que ocasiona que la zuricata caiga al río y por poco muera en una cascada.

Lion King Las Vegas

La verdad, el ver los Premios Tony hace tantos años, no entendía porque nominaron a la actriz que hace de Rafiki, pero al ver la obra supe que esa nominación era obligatoria, sus canciones y apariciones son sensacionales y el balance que logra entre ser una mandril cómica, bastante cómica en verdad y un conducto para hacer que Simba entre en razón es impecable (este es el momento en el que habla en un idioma que podamos entender, aquellos que nunca estudiamos suahili y por cierto es la ultima canción de la obra, He Lives In You).

Como es el grupo de gira, han hecho ajustes en ciertas partes de la obra para “homenajear” al país que visitan, en México hicieron varias cosa que no se ven forzadas ni fuera de lugar. Después de quedar fuera del escenario y con una cortina llena de detalles africanos en I Just Can Wait To Be King, Zazú comenta “demonios, perdí a mi ave y esto parece sacado de un cuadro de Museo Tamayo” lo que todos aplaudimos. En otra ocasión, Rafiki cuenta la historia de cómo los espíritus le dieron el nombre de Simba (todo en Suahili) y al final le pregunta al publico en español “¿Comprenden?” o al momento de estar encarcelado por Scar, Zazú canta “El Rey” de José Alfredo Jiménez en lugar de “Nobody Knows My Sorrow” esto por supuesto se llevo el aplauso mas fuerte y siendo sinceros se vieron bastante bien ya que no lo arruinaron con una canción de RBD o alguna estupidez moderna, buscaron algo que todo el público conociera y además que no perdiera el tema.

Ya las he mencionado pero la orquestación y las canciones de la obra merecen un aplauso. Incluso las canciones poperas de Elton John se lograron cambiar a música africana combinada con instrumentos clásicos y modernos como la guitarra eléctrica. Como había dicho, claro que están las canciones que todo mundo conoce pero su unión con las nuevas escritas por Lebo M., Mark Mancina, Elton John y Tim Rice hacen de este un soundtrack que puede colocarse con los mejores de la historia.

El ritmo africano es pegajoso y poderoso al mismo tiempo, tanto puede ponerte de buenas como hacer que te preocupes o llores, La muerte de Mufasa no funciona sin el coro de leonas cantando un tema bastante melancólico alrededor del cadáver.

Una vez que todo esto es puesto en un solo escenario frente a tus ojos, no puedes hacer otra cosa mas que sonreír y aplaudir hasta que tus brazos se mueran de dolor agradeciendo a los actores y bailarines por estas inolvidables 3 horas y tampoco quieres irte, quieres verla de nuevo pero como dicen “de lo bueno, poco”.

Así terminaron 10 años en los que esperaba ver esta obra, salí completamente emocionado y deseando que aun hubiera boletos para cualquier otro día y revivir la experiencia. Disney no solo se ha sacado un 10 con The Lion King sino que redefinió la forma de hacer teatro musical.”

elReyLeon_logo

Como dije, eso ocurrió en 2008, cuando la obra celebraba sus primeros diez años en Broadway y Mr. Monkey era muy diferente pero con la emoción de finalmente ver la obra que más había querido ver por años y en su idioma original. Ahora ya estoy en el tercer piso de mi vida, la cual ha pasado por altos y bajos muuuuuy bajos, en aquel 2008 cuando estuve meses en cama con la muerte rondando mi cuarto, una de las cosas que repetía constantemente era “por lo menos ya vi El Rey León”, curiosamente ahora la situación es completamente diferente aunque también pasé por algo muy fuerte, de camino al teatro pensé lo interesante que resulta el que esta obra siempre esté ahí antes o después de algo importante en mi vida.

11393212_1603057743245028_6974153546518240713_n

Mi mayor preocupación con esta versión mexicana era que la traducción no fuera tan buena como esperaba o que la producción no tuviera la misma calidad pero me agrada decir que ambas preocupaciones fueron fantásticamente cubiertas, la mejor forma en que podría describir lo que acabo de vivir es “imaginen el show de Broadway pero que en su mano tienen un control remoto en el que ponen el SAP en español”. La calidad del montaje es PERFECTA, tal y como se podría esperar de una producción de Disney y la traducción del guión a manos de Susana Moscatel se lleva mis aplausos por respetar la fuente y saber en donde debía tropicalizarse sin resultar vulgar o tocar temas nacionales que nada tienen que ver con la obra.

reyyy_leon

Carlos Rivera ES Simba, no hay otro que pudiera haberlo hecho mejor, lo tiene tan estudiado desde su tiempo en la versión de España que no debe poner mayor esfuerzo, el muchacho deja el alma y el corazón en el escenario y se agradece pues si él falla, todo habría fallado.

11160010_1594907464060056_7341108825756281656_n

Shirley Hlahatse merece una mención aparte por el gran papel que hace como Rafiki, no sólo es entretenida, también tiene una voz que pone a temblar el corazón, Lo mismo puedo decir de Fela Dominguez quien en mi caso tenía la prueba más difícil pues le tocaba interpretar no solo mi canción favorita del musical sino una de mis favoritas de todos los musicales que conozco y me alegra decir que estuve a poco de ponerme de pie para aplaudirle al terminar Shadowland (aquí llamada Tierra Gris). Scar, Timón, Zazú y Pumbaa son los que en realidad sorprenden pues logran ser las “curvas emocionales” de la obra, ya sea como drama o comedia todos hacen un gran papel.

11427012_1602131150004354_5662076835077729856_n

Pido un fuerte aplauso para TODOS los miembros del ensamble por la dedicación y profesionalismo que demostraron en el escenario ya fuera como animales o plantas, ellos dieron vida a la obra de una manera que no creía posible, su energía es envidiable, aunque sus rostros sean invisibles, por lo menos para mi dejaron una marca que es lo que hizo que sintiera viva la historia.11412351_1601091083441694_3205854643910153971_n

Mi queja, la que al menos considero la más fuerte de las tres que tengo, es Jorge Lau como Mufasa, no dudo que el señor sea buen actor, pero aquí simplemente no logra capturar al personaje que le toca interpretar, Se supone que Mufasa debe imponer con su voz y presencia pero Lau carece del poder vocal para sus canciones y en toda ocasión parece más el tío joven de Simba y con las escenas junto a su hermano, Scar simplemente se lo come con la fuerza de la interpretación de Flavio Medina, en mi opinión Lau es el único miembro del elenco que cambiaría ahora que la obra ha pasado su primer mes de “bautizo”.

11401336_1601745820042887_2670396493564065794_n

Mi segunda queja es que por querer apresurar la obra, que dura dos horas y media, no hay pausas para aplaudir cada número, en más de una ocasión me encontraba comenzando el aplauso pero deteniéndome en seco al ver que la obra no se detenía, esto se hizo más notorio con Endless Night donde Carlos Rivera da todo lo que tiene y el público no pudo demostrar su admiración pues más tardó él en cantar la última nota que Pumbaa ya regresaba al escenario. Siento que estas pausas son necesarias pues el público quiere reconocer cuando el grupo los emociona.

Mi última queja tiene que ver con la traducción de las canciones, la cual fue hecha por Armando Manzanero y Aleks Syntek, ambos grandes en su estilo de música pero ¿Podrían explicarme que hay de malo con la traducción original de Circle of Life y Hakuna Matata? En varias canciones las traducciones se sienten taaaaaan forzadas para no ser iguales a las que se vieron en la película que descontrola, ya se le está pidiendo al difícil público mexicano que de el salto de fe con humanos pretendiendo ser leones y plantas, ¡Al menos denles algo que reconozcan! Con las canciones nuevas no hay mayor problema pues el que sea la primera vez que se traducen a nuestro español da libertad total, pero Hakuna Matata es completamente diferente a como dos generaciones se la han aprendido desde 1994 y mucha gente sentada alrededor mío dejaba de cantar en el instante que la letra no coincidía con sus recuerdos; la única en donde aplaudo el trabajo de ambos músicos es en “¿Sientes este nuevo amor? (Can You Feel The Love Tonight)” pues por alguna extraña razón la traducción de la película siempre me ha hecho pensar que se trata de una canción pornográfica o algo parecido y aquí la letra es mucho más romántica.

El Rey León México es una experiencia teatral que no le pide nada a otras versiones en diferentes países, una prueba de que con talento, buena gente detrás del telón (y mucho pero muuuucho dinero) podemos hacer algo digno de presumirse, han dejado a este exigente fan satisfecho y con un gran recuerdo ¡México, escucha el rugido del Rey!

I’m Out!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s