Nathaniel ve The Riot Club

riot_club

The Riot Club es una historia ficticia basada ligeramente en un hecho real, en muchas escuelas las sociedades son algo muy común pero sobre todo aquellas secretas de las que muchos alumnos quieren ser parte, mientras esto parece haber desaparecido en la actualidad muchas de ellas siguen vivas pero muy ocultas, pero lo visto dentro de esta es solo algo de lo que muchas puede llegar hacer por no tener el control necesario. La cinta nos narra como dos jóvenes con ideas completamente diferentes se dejan seducir por una sociedad secreta de alumnos debido a la popularidad que esta tiene pero lo que no esperan son los extremos a los que esta puede llegar pues está basada en el poder de los hombres sobre las mujeres pero sobre todo en que el dinero es la puerta a todo en esta vida, lo cual les trae una muy dura lección después.

La cinta no es aburrida y el dialogo entre personajes es bastante fluido aunque tiene sus partes tediosas esta siempre te mantiene atento a lo que sucede y las pequeñas participaciones de cada uno de los personajes son lo que la hace relevante, es cierto que el balance entre 10 personajes es muy complicado y existen aquellos que nunca recuerdas pero esto no demerita el trabajo de adaptación. ¿Entonces, cual es el problema? Sencillo, el elenco. Los actores presentes aquí son la mayoría de los actores juveniles “guapos” de la actualidad pero que en realidad no han podido sobre salir en sus carreras por la misma razón que está película cae en picada y eso es sus pésimas actuaciones o la falsedad en ellas.

A excepción de Douglas Booth quien rescata la cinta en más de una ocasión con una pequeña dosis de lo que hemos visto que puede hacer en personajes pequeños, el resto sufre constantemente desde Max Irons, quien tras The White Queen, no volverá a ser más que una cara bonita que no sabe entregar sus diálogos más que de una forma y Sam Claflin, quien solo destaca como Finnick, a quien querremos arrancarle la cara durante toda la película hacen que perdamos el interés completamente. En lugar de enfocarse a elevar esta cinta hasta donde pudo llegar decidieron llenarla de “caras bonitas” para jalar juventud que en su mayoría no tolerara la cinta.

5.5/10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s