Nathaniel comparte las ideas de Belle

belle

Belle es una de esas extraordinarias historias de vida que pocos sabemos de su existencia pero que gracias a este magnífico séptimo arte tenemos la oportunidad de conocerla un poco. La película viaja alrededor de la vida de Dido, una mujer hija de blanco y negro que tiene la oportunidad de ser parte de la alta sociedad, pero que debido a la época sufre muchas injusticias por todo los que la rodean ya que la gente no estaba preparada para el cambio a la par nos muestran como es que un suceso tan horrible como la masacre de Zong, donde varios esclavos fueron asesinados para cobrar una indemnización, marco uno de los primeros movimientos para eliminar la esclavitud siendo que la gente joven comenzaba a pensar diferente.

Amma Asante se dedica a contar esta historia desde los ojos de su protagonista sin quitar detalle de lo mucho que a ella le afecta el suceso de Zong pero más allá nos va mostrando como poco a poco la gente va cambiando y percatándose de que todos somos seres humanos además de la extrema protección a la que tenían a esta mujer que hizo todo lo que estuvo en sus manos para apoyar el cambio pero que no estaba en contacto con las verdaderas injusticias. Esta extraordinaria historia toca el tema de la esclavitud desde un punto político sin explotar la tortura mostrándonos la perspectiva de una chica que vive dividida en los dos mundos sin sentirse parte de alguno en específico.

Sam Reid hace su trabajo como un joven que comienza a ver las cosas desde un punto de vista mucho más humano y que trata de hacer algo por lograr desesperadamente el cambio, por otro lado tenemos a Tom Wilkinson quien aquí es la voz de la razón por un lado nos muestra al padre amoroso mientras que por otro a un hombre indeciso siendo que sabe que los jóvenes tienen razón pero el cambio no se puede dar de manera radical. Finalmente quien se lleva esta cinta con una interpretación sencilla pero bastante profunda es Gugu Mbatha-Raw, pues son aquellas escenas con nada de diálogos lo que nos hace conectarnos con esta mujer en todo momento sufriendo con ella las humillaciones por las que se ve obligada a pasar y la discriminación verbal o visual que duele mucho más que aquella directa pues es la hipocresía la que puede cortar venas. Una historia llamativa por su manera original de contarnos las cosas pero sobre todo por lo sorprendente que resulta ver que a pesar de la época existe gente que se percataba que se hacían las cosas mal siendo que la educación no la da el color ni la clase social si no la actitud de uno mismo.

10/10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s