Mr. Monkey se asombra con “Whiplash”, una película que suda pasión y furia

Whiplash-poster

Todos queremos sobresalir y ser alguien importante en este mundo, sabemos que eso requiere de un gran esfuerzo que más veces de las que quisiéramos nos va a costar sudor, sangre y lágrimas. Este es el mensaje que el director y escritor Damien Chazelle nos transmite con “Whiplash” una pequeña película que hace más ruido que cualquier otra.

Miles Teller (Rabbit Hole, The Spectacular Now) interpreta a Andrew, un joven talentoso que estudia en el renombrado instituto Schaffer para músicos y gracias a su dedicación logra un lugar en la prestigiosa banda de la escuela bajo la dirección del intimidatorio Fletcher (J.K. Simmons), pero pronto se dará cuenta que hay diferentes niveles y sacrificios para tener talento.

Chazelle se inspiró en su propia experiencia con un maestro de música al que le tenía pavor durante la preparatoria, podemos relacionarnos ¿Quién no ha conocido a ese profesor que considera a todos sus alumnos basura humana y demanda perfección a cualquier costo? pero cuando el director trató de filmar esta película se topó con pared pues nadie quería darle dinero para hacerla así que juntó lo que pudo y tomando momentos claves de su guión hizo un cortometraje que envió al festival de Sundance donde ganó y llamó la atención de la gente necesaria para filmar su película.

Filmada en solo 19 días, esta desgarradora historia sobre hacer hasta lo imposible por lograr tus objetivos y terminar enfrentando las consecuencias cuenta con dos de las más impresionantes actuaciones de este año con el joven Miles Teller dando lo que en el medio se conoce como “la actuación con la que te das a conocer” conectando con su audiencia que sin importar edad puede relacionarse a ser la oveja negra de una familia que ante los ojos de Andrew son un grupo de conformistas, Teller no solo dio una gran actuación, se convirtió en el personaje que parecía escrito específicamente para él pues también ha tocado la batería desde los 15 años y toda la sangre que vemos en pantalla que demuestra el esfuerzo de un personaje ES su propia sangre.

Cosa aparte es J.K. Simmons, a quien muchos fans de Spider-man recordarán como el malhumorado jefe de Peter Parker, J.J. Jameson, pero este actor con décadas de trabajo en papeles secundarios da una macabra pero inspiradora actuación como un pomposo profesor/conductor de la galardonada banda de jazz de la escuela que no solo opaca a sus compañeros de película, deja poca duda sobre quien merece todo reconocimiento en la categoría de actor secundario en esta temporada de premiaciones. Simmons aterroriza con la forma en la que se adueña de la pantalla y aunque puede llegar a lastimar a personas que consideren sus diálogos racistas u homofóbicos, la verdad es que todo se justifica con las escenas más calmadas de este que es el más grandioso villano de la pantalla grande de 2015.

“Whiplash” es impresionante, imperdible y una lección de vida para generaciones modernas que buscan el camino fácil de la vida, es una de esas películas que generará plática no solo entre los amantes del cine, también en todos aquellos que tengan la fortuna de verla y apreciar que han presenciado una obra del cine independiente.

10/10

I’m Out!!!!!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s